No, lo de Alberto Garzón y los dulces no es ningún disparate y aquí están las pruebas

·5 min de lectura

España tiene un problema con el sobrepeso infantil: 4 de cada 10 niños de entre 6 y 9 años presentan exceso de peso u obesidad, según el estudio Aladino sobre la Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad, y alrededor de un 20% de los adolescentes tienen el mismo problema, según el INE, lo que convierte al país en el cuarto de la UE con mayor prevalencia de la obesidad infantil.

Ante esta realidad, el ministerio de Consumo ha decidido regular a través de un real decreto, que entrará en vigor en 2022, la emisión de publicidad de alimentos y bebidas no saludables dirigida a menores de 16 años en televisión, radio, redes sociales, webs, apps, cine y medios impresos. Pero la atención tras la noticia no ha ido a parar a la problemática y a sus posibles soluciones, si no a la reacción sarcástica de algunos dirigentes del PP.

El ministro de Consumo Alberto Garzón. (Photo By David Zorrakino/Europa Press via Getty Images)
El ministro de Consumo Alberto Garzón. (Photo By David Zorrakino/Europa Press via Getty Images)

“Drogas sí, dulces no”, escribió en Twitter la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, mientras el responsable de comunicación online del PP, Ismael Sirio López Martín, publicó una imagen de él mismo rodeado de bollería industrial variada con el siguiente mensaje: “Que dice Alberto Garzón que va a prohibir nosequé”. 

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Sin embargo, las burlas desde el entorno del PP no hacen otra cosa que exponer de nuevo una labor de oposición no informada y sin fundamento. En el anterior marco financiero plurianual de la UE relativo al periodo 2014-2020 se aprobó un Plan de Acción contra la obesidad infantil, que deja claro que “la proporción de la población que tiene sobrepeso u obesidad sigue siendo preocupantemente alta para adultos y para niños y jóvenes” en los países de la UE.

Así, en el plan de la Comisión Europea se incluyen ocho áreas de acción entre las cuáles está “restringir el marketing y la publicidad a los niños”. Para vertebrar el plan, la restricción de estos mensajes a los menores es clave porque “existe un fuerte vínculo entre la exposición a la televisión y la pantalla y la adiposidad en los niños y gente joven”.

“Si bien los adultos pueden reconocer cuándo están siendo objetivo de la publicidad, los niños y los jóvenes no distinguen necesariamente entre anuncios y dibujos animados o series. Esto los hace particularmente vulnerables a los mensajes, que pueden conducir al desarrollo de preferencias dietéticas poco saludables”, explica el documento de la Comisión.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha aclarado que la relación entre el uso de pantallas y los problemas de obesidad no solo se justifican por tratarse de una actividad pasiva y poco saludable sino también por el efecto que tiene la publicidad.

La OMS destaca que datos recientes sugieren que los niños se vuelven obesos no solo porque ven televisión en lugar de estar activos, sino también porque están expuestos a anuncios de comida y otras tácticas de marketing.

De hecho, la OMS cataloga la obesidad como una pandemia mundial de tipo no infeccioso. Desde 1975, la obesidad se ha triplicado en todo el mundo y se ha más que triplicado en muchos países europeos desde la década de 1980, lo que ha llevado a un aumento preocupante de las tasas de enfermedades no transmisibles asociadas. 

La obesidad es un gran problema en España, especialmente la infantil. (MIGUEL RIOPA/AFP via Getty Images)
La obesidad es un gran problema en España, especialmente la infantil. (MIGUEL RIOPA/AFP via Getty Images)

En su dimensión económica, en la actualidad se estima que alrededor del 7% de los presupuestos nacionales de salud en la UE se gastan en enfermedades relacionadas con la obesidad anualmente y también se incurre en costes indirectos sustanciales por la pérdida de productividad derivada de ausencias laborales por problemas de salud. 

Muchos de los niños con obesidad hoy tendrán muchas dificultades para revertir su sobrepeso y los problemas de salud asociados en el futuro y muchos cargarán con la obesidad durante toda su vida, lo que está directamente asociado a enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos del aparato locomotor y algunos tipos de cáncer. 

Además, se trata de un problema marcadamente desigual que afecta especialmente a los niños de familias con rentas más bajas. Así, el 23,2% de niños españoles en familias con rentas inferiores a 18.000 euros brutos anuales sufre obesidad, mientras que en el caso de familias con rentas superiores a 30.000 euros la cifra queda por debajo del 12%.

Hay que tener en cuenta que estos productos son más baratos: aportan muchas calorías pero pocos elementos nutritivos, lo que les convierte en un sustituto peligroso de una dieta equilibrada y normalmente más cara al hacer la cesta de la compra. 

Estimaciones recientes reflejan que alrededor de 2,8 millones de muertes al año en la UE son por causas asociadas al sobrepeso y la obesidad. Por tanto, el anuncio de Consumo solo es uno de los muchos pasos que han que darse en esta dirección, como avalan las principales instituciones internacionales y europeas, y al principal partido de la oposición en España le iría mejor si ante estos anuncios hace política responsable, aporta más o mejores soluciones, y deja el sarcasmo para otros temas.

EN VÍDEO I Cómo ahorrar en la factura de la luz sin tener que planchar de madrugada

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente