Al regresar de sus vacaciones, una mujer encuentra a una familia de extraños viviendo en su casa

Katherine Lang, quien vive en Beaufort, en Carolina del Sur, regresó a casa después de 10 días de vacaciones y descubrió algo desconcertante: una nueva familia se había mudado a su hogar.

Cuando llegó se encontró a dos perros correteando, un gato descansando sobre la lavadora y una persona preparando la comida en la cocina. Escuchó a dos personas que hablaban dentro de casa, fue a su encuentro y los encaró.

Después de 10 días de vacaciones, Katherine Lang regresó a su casa en Carolina del Sur, y la encontró en medio de una reforma. Había otras personas viviendo en su hogar. Aparentemente, la familia que se había instalado en su casa fue víctima de una estafa de alquiler mientras intentaban mudarse de Kentucky. (Foto: Beaufort News)

“Les pregunté: ‘¿Qué están haciendo en mi casa?’”, le comentó Lang al diario The Beaufort Gazette. “Entonces, me di cuenta de lo que había sucedido”.

Tyggra Shepherd, una joven de 22 años de edad, y su esposo se habían mudado a la casa mientras Lang estaba fuera. Aparentemente, la pareja fue víctima de una estafa de alquiler.

La pareja se había trasladado a Beaufort desde Kentucky en busca de trabajo y necesitaban un lugar donde quedarse mientras intentaban juntar dinero. Dijeron que habían dejado a sus hijos con sus familiares mientras exploraban sus opciones en Beaufort.

Fue entonces cuando cayeron en la trampa de un falso propietario, quien les ofreció alquilarles la casa de Lang por 850 dólares mensuales. “Me devastó saber que se trataba de una estafa”, contó Shepherd. “Es difícil encontrar una casa a un precio asequible en Beaufort en la que pueda vivir una familia cómodamente”.

Shepherd rompió en llanto cuando descubrió que la casa en realidad le pertenecía a Lang y que tendrían que mudarse. Al parecer, la pareja llegó a un acuerdo con Lang para quedarse durante un tiempo y luego mudarse.

Lang, quien está intentando vender la casa, dijo que cambiará la fecha de su mudanza.

Todo comenzó cuando Shepherd vio un anuncio publicado en un grupo de Facebook de Beaufort en el que promocionaban el alquiler de la casa. Shepherd contó que le transfirió al estafador 1.150 dólares por un contrato de alquiler falso y que debía recibir un juego de llaves por correo.

Sin embargo, las llaves nunca llegaron. Según Shepherd, el falso propietario les comentó que habían arrestado al repartidor que debía llevarle las llaves y habían confiscado el camión. No obstante, el propietario les dijo que la puerta trasera estaba abierta y que podían mudarse cuando quisieran.

Se cree que el falso propietario tuvo acceso a la casa con una copia de la llave que estaba guardada bajo la cubierta de una toma de corriente exterior.

“Les dicen que envíen el depósito a cierta dirección y las personas confían”, explicó Susan Trogdon, administradora de propiedades residenciales y comerciales. “Cuando se hacen gestiones a través de Internet hay que investigar y encontrar una empresa confiable o alguien cuya identidad sea verificable”.

El Departamento de Policía de Beaufort cuenta con un grupo de tres oficiales que se encargan de los fraudes de alquiler, pero este es el único caso reciente del que se ha informado. Según se conoció, animaron a Shepherd para que presentara una denuncia ante el FBI.

Alex Eriksen

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines