Choques en Jerusalén Este por quinta noche consecutiva

Por Laurent LOZANO
1 / 2
El ministro de Defensa de Israel, Moshe Yaalon, asiste la reunión semanal del gabinete en la oficina del primer ministro en Jerusalén el 26 de octubre de 2014

Centenares de palestinos se enfrentaban a la policía por quinta noche consecutiva este domingo en Jerusalén Este, antes del entierro del palestino que mató el miércoles a un bebé israelí y a una joven ecuatoriana al arrollarlos con su vehículo.

El funeral de Abdelraman Shalodi, al que la policía israelí acusó de haber perpetrado un "atentado terrorista", se celebrará en la noche de este domingo, tras un día de violencia en la zona este de Jerusalén.

La policía abatió el miércoles a este palestino de 21 años, después de que embistiera con su coche a un grupo de personas, matando a un bebé y a Karen Mosquera, una ecuatoriana de 22 años, que murió este domingo a causa de sus heridas.

Las autoridades israelíes están convencidas de que Shalodi cometió un acto "terrorista", mientras que la familia asegura que fue un accidente.

El cadáver del palestino sigue en poder de los israelíes. La justicia había decidido entregarlo a la familia a la entrada del cementerio donde tiene que ser enterrado en la noche del domingo.

La familia rechazó, en un primer momento, las restricciones impuestas por la justicia israelí para el funeral, que sólo permitían la presencia de 20 personas, cuyos nombres debían ser entregados a la policía, y obligaban a celebrar la ceremonia por la noche.

Israel se negó, por su parte, a entregar el cuerpo si no se cumplían sus requisitos. Ambos bandos acabaron llegando a un acuerdo en la tarde de este domingo.

- Funeral simbólico -

La familia Shalodi convocó a los palestinos a "un funeral simbólico" esta tarde delante de su casa en Silwan, barrio popular de Jerusalén Este.

Centenares de palestinos acudieron y participaron en la oración al difunto antes de intentar dirigirse a la Explanada de las Mezquitas, epicentro de todas las tensiones en la ciudad santa, según un periodista de la AFP.

Tras haber recorrido unos metros, la multitud, que acompañaba un féretro vacío envuelto en la bandera palestina, se enfrentó a la policía israelí.

Los agentes lanzaron granadas lacrimógenas y cargaron contra los palestinos que respondieron tirando piedras, petardos y cócteles Molotov.

Al menos cuatro palestinos fueron detenidos en los altercados, según el periodista, y 21 personas resultaron heridas, indicó una fuente de la Media Luna Roja.

Estos enfrentamientos suponen un episodio más en la escalada de tensión que se vive en Jerusalén-Este desde el pasado verano, con la guerra de Gaza y los continuos altercados en la Explanada de las Mezquitas, lugar sagrado para judíos y musulmanes, como telón de fondo.

- Jerusalén, ciudad segura -

Desde la muerte de Shalodi, los altercados, ya de por sí frecuentes, se han intensificado en toda la ciudad.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, prometió responder "con firmeza" a los disturbios.

"Varios miles de agentes han sido enviados para reforzar los efectivos de la policía en Jerusalén el tiempo necesario, hasta que haya una vuelta a la normalidad", indicó la portavoz Lubna Samri.

Pero la decisión del ayuntamiento de Tel Aviv de retrasar un viaje escolar a ciertos barrios de la ciudad denota inquietud por parte de las autoridades.

En Cisjordania se celebrará este domingo el entierro de Orwa Hamad, un palestino-estadounidense abatido por soldados israelíes durante los enfrentamientos del viernes en Silwad, otro lugar de altercados frecuentes.

Quince palestinos han sido detenidos en Cisjordania entre el viernes y el sábado por su implicación en los disturbios, indicó un portavoz del ejército israelí.