Al menos 28 muertos al caer un autobús por un barranco en Indonesia

1 / 2
Unos socorristas sacan del agua a una víctima de un accidente de autobús cerca de Pagar Alam (Indonesia), en una foto transmitida por la agencia nacional de rescate (Basarnas) el 24 de diciembre de 2019

El número de víctimas fatales en un accidente de autobús ocurrido el martes en Indonesia se elevó a 28, incluyendo ocho niños, informó el miércoles la policía local, que mantiene las búsquedas en un río junto al local del desastre.

El autobús cayó por un barranco de 150 metros de altura en la isla de Sumatra, de acuerdo con informaciones de la policía. Por lo menos 10 personas resultaron heridas.

La policía había anunciado un primer balance de 24 muertos, que no ha cesado de aumentar.

"La evacuación está en proceso y varios buceadores buscan víctimas alrededor del bus", indicó el jefe de los servicios de socorro locales, Berty Kowaas, a la cadena Metro TV.

"La corriente del río es bastante fuerte y existe una posibilidad de que algunas víctimas hayan sido arrastradas", precisó en la cadena de televisión Kompas.

"Chocó contra una barrera de hormigón y se precipitó por el barranco. Varias víctimas siguen bloqueadas en el autobús", informó el responsable del rescate. Ningún otro vehículo estuvo implicado en el siniestro.

El accidente se produjo cerca de la ciudad de Pagar Alam, en una zona escarpada y aislada, lo que complica las operaciones de rescate.

El autobús regional partió con 27 pasajeros a bordo, pero durante el trayecto se subieron otros. Los sobrevivientes declararon a la policía que unas 50 personas se hallaban en el interior en el momento del accidente.

Las tragedias son frecuentes en las carreteras del archipiélago, debido a la vetustez de los vehículos, la mala calidad de las infraestructuras y las prácticas de algunos conductores.

En septiembre, al menos 21 personas murieron por la caída de un autobús a un barranco en la región de Sukabumi (oeste de la isla de Java).

Unos meses antes, en la misma región, 12 personas murieron y varias decenas resultaron heridas en un accidente provocado por un pasajero que intentó tomar el control del volante de un autobús, causando una colisión con dos coches.