Al menos 37 muertos en una jornada violenta en Irak

1 / 4
Manifestantes iraquíes se congregan ante el consulado iraní en la ciudad santa chiita de Nayaf, sur de Irak, el 27 de noviembre de 2019dans le sud de l'Irak, le 27 novembre 2019

Irak vivió el jueves una de las jornadas más sangrientas en dos meses de protestas contra el poder, con la muerte de al menos 37 manifestantes, principalmente en el sur, donde prendieron fuego a edificios públicos.

La sangrienta represión de las fuerzas del orden contra los manifestantes llevó al primer ministro iraquí, Adel Abdel Mahdi, a destituir al comandante militar que había nombrado horas antes para restablecer el orden en Nayaf (sur), donde el consulado de Irán fue pasto de las llamas.

La ciudad, que es un símbolo histórico de las luchas sociales en el país, estaba bajo toque de queda rodeada por las fuerzas de seguridad.

Desde el inicio del movimiento, el pasado 1 de octubre, ha habido cerca de 390 muertos y unos 15.000 heridos, según un saldo elaborado por la AFP a partir de fuentes médicas y policiales.

El sonido de disparos desde primeras horas de la mañana no cesaba en Nasiriya donde las fuerzas de seguridad tratan de poner fin a la desobediencia civil y recuperar dos puentes que los manifestantes ocupan desde hace tres días.

Combatientes tribales cortaron la carretera que conecta con Bagdad para impedir la llegada de refuerzos policiales o militares.

En Nasiriya, de donde es oriundo el primer ministro, 25 manifestantes murieron oficialmente y más de 250 resultaron heridos en solo unas horas, según fuentes médicas.

El gobernador de esa región dimitió el jueves por la noche.

Mostrando que no tienen miedo de la represión, miles de personas desafiaron el toque de queda y desfilaron en un cortejo fúnebre para enterrar a los muertos.

Antes que Nasiriya, Nayaf había decretado toque de queda después de los disturbios de la víspera, cuando centenas de manifestantes, a los gritos de "Fuera Irán" y "Victoria a Irak", quemaron el consulado en esta ciudad santa, que recibe cada año a millones de peregrinos, llegados sobre todo de Irán.

- Nuevos comandantes militares -

Ante el recrudecimiento de la violencia, las autoridades nacionales estaban recurriendo a militares para hacer frente a un movimiento que no desiste.

Con unas autoridades cercanas a Irán, Bagdad acusa a personas "ajenas a las manifestaciones legítimas" de querer "socavar las relaciones históricas entre los dos países" con el incendio del consulado iraní de Nayaf.

En Teherán, que ve en el movimiento de protesta en Irak un "complot", el ministerio de Relaciones Exteriores iraní reclama una "acción decisiva, eficaz y responsable contra los agentes destructores y los agresores".

En dos meses de manifestaciones, los iraquíes no esconden en las calles su ira contra su gran vecino.

Por su parte, el gran ayatolá Ali Sitani, que reside en Nayaf, pronunciará previsiblemente su sermón semanal el viernes.

Esta figura tutelar de la política iraquí apoya las reivindicaciones de los manifetantes pero, hasta la fecha, no le ha negado su confianza al gobierno. Pero la violencia de este jueves podría cambiar las tornas.

Los manifestantes consideran que el sistema político instaurado por los estadounidenses que derrocaron el régimen de Sadam Husein en la invasión de 2003 no da más de sí.

Sobre todo, por la influencia creciente de Irán y de su poderoso emisario para asuntos iraquíes, el general Qasem Soleimani, encargado de las operaciones exteriores de los Guardianes de la Revolución.

Los iraquíes reclaman una reforma profunda del sistema político y la renovación total de una clase dirigente corrupta e inepta. Oficialmente, 410.000 millones de euros han sido desviados en 16 años, es decir, el PIB completo de dos años.

Los dos países con mayor influencia en Bagdad, Estados Unidos e Irán, mantienen una guerra de influencia en Oriente Medio, aunque en Irak, Teherán ha tomado la delantera.

- Parálisis en el sur -

Mientras que el general Soleimani ha logrado que el conjunto de los partidos en el poder cierren filas en torno al primer ministro Adel Abdel Mahdi, Estados Unidos se limita a hacer declaraciones oficiales huecas. El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, que viajó a Irak la semana pasada, ignoró a las autoridades de Bagdad y se limitó a visitar únicamente sus tropas y al gobierno autónomo del Kurdistán.

Mientras tanto, la vida está casi paralizada. En el sur, los colegios permanecen cerrados y las administraciones exhiben pancartas con el mensaje "cerrado por orden del pueblo".

En las calles y en las autopistas, los manifestantes queman neumáticos para tratar de perjudicar al gobierno en el único punto que puede hacerle daño: el oro negro.

Pero hasta ahora, no han logrado afectar a la producción y la distribución del petróleo, única fuente de divisas del país que representa el 95% de los ingresos de un gobierno terriblemente endeudado.