La agricultura en Centroamérica no se recupera tras el paso mortal de Julia

Lo que un día fueron campos de cultivo llenos de vida, hoy solo queda muerte y devastación. Centroamérica no se sobrepone al paso de la tormenta tropical Julia, que llegó a principios de octubre a la región como huracán de categoría 1 hasta disminuir su intensidad durante los siguientes tres días.

Agricultores de Honduras, Guatemala y El Salvador comparten duros relatos de la vida después de Julia. Elías Coc, campesino guatemalteco, explica que en su región se perdió toda la cosecha de maíz, su principal sustento de vida.

"Estamos bien asustados porque no hay a donde nos vamos a ir porque ya no tenemos terreno para comprar y no tenemos pisto (dinero) para comprar un pedacito de tierra", dijo Coc, de 31 años, padre de cinco pequeños, residente en la aldea Santa Marta Salinas, ubicada al norte de Guatemala.

Miguel Mejía, en Honduras, todavía guarda las únicas dos mazorcas que sobrevivieron de su cosecha. Él y sus compañeros agricultores perdieron alrededor de siete hectáreas de cultivo debido a las fuertes crecidas.

"Se vino la llena de la tormenta Julia, lo cual desbordó los ríos, como decir el río Ulua se desbordó y eso nos vino a afectar enormemente aquí a la parte donde nosotros vivimos y trabajamos que es la agricultura. En totalidad perdimos la cosecha", dijo Mejía con pesar.

El panorama se hace cada vez más complejo para los afectados de la tormenta Julia. El fenómeno climático no solo arrasó con los campos de cultivo, sino también con centenares de viviendas y carreteras, especialmente en las zonas más pobres de Centroamérica. Eso significa, menos medios para vivir y el difícil acceso para la ayuda humanitaria.

Un mes después del desastre, miles de personas y hasta animales de granja podrían quedar sin comida.

"Uno está bien preocupado porque es de lo único que nosotros vivimos (agricultura) y si el Gobierno o algunas instituciones no nos apoyan nos vamos a ver más afectados porque ahorita no tenemos cómo darle al ganado ni que comer", aseguró el agricultor salvadoreño, Alfredo de Jesús Hernández.

Según cifras gubernamentales, la tormenta Julia dejó medio centenar de muertos en los tres países y Nicaragua.

Los fenómenos climáticos en Centroamérica son cada vez más recurrentes. Un informe del Banco Mundial, publicado en julio, advierte que estos podrían empujar a más de 130 millones de personas a la pobreza en loz próximos 10 años.