La agresión en el Congo es como en Ucrania, denuncia el Premio Nobel de la Paz Mukwege

·2 min de lectura

Etapa clave en el viaje de los reyes de Bélgica a la República Democrática del Congo. Felipe y Matilde visitaron la clínica del ginecólogo y premio Nobel de la Paz, Denis Mukwege en la ciudad de Bukavu.

Mukwege trata en este centro a las víctimas de violencia sexual, utilizada como arma de guerra por el grupo insurgente M23, que actua en el este del país y que según las autoridades de Kinshasa recibe apoyo de la vecina Ruanda.

Mujeres y niñas son víctimas de violaciones y mutilaciones que según UNICEF se han cobrado más de 200 000 víctimas en la República Democrática del Congo.

Una situación que para el premio Nobel de la Paz de 2018 no deja de recordar lo que pasa en Ucrania, pero sin generar la misma reacción internacional con sanciones y millones de dólares movilizados.

La agresión en el Congo hoy, yo no veo ninguna diferencia con la agresión en Ucrania

"Este sentimiento de discriminación está creciendo en nuestra población y hay que ponerle fin. Creo que Bélgica puede realizar un alegato muy fuerte ante la Unión Europea y las Naciones Unidas", añadió.

Mukwege concluyó "no podemos continuar cerrando los ojos a los millones de muertos en el Congo y creer que vivimos en el mismo planeta".

Agradeció  la visita de los monarcas belgas que se entrevistaron con algunas de las víctimas  de violencia sexual; un gesto que según Mukwege demuestra "humanidad".

Es la primera vez que los actuales los reyes Felipe y Matilde viajan a esta antigua colonia belga. Los anteriores monarcas Alberto II y Paola lo hicieron en 2010 con motivo del cincuentenario de la independencia congoleña.

Su visita, que concluye este lunes, se produce después de que el actual rey reconociese por primera vez la "violencia y crueldad" ejercidas en el Congo bajo el reinado de su antepasado Leopoldo II.

Bajo el mandato de ese monarca, se produjo una explotación masiva de los recursos naturales del Congo para la que se utilizó a la población autóctona en condiciones de esclavitud.

Ese régimen aplicó un sistema de terror en el que fueron comunes los castigos atroces, en particular la mutilación de las manos, y se produjeron asesinatos en masa. Aunque no hay una cifra exacta, expertos calculan que murieron entre cinco y diez millones de personas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente