La agonía de la guerra en una foto: muere comprando el pan por las bombas rusas

·3 min de lectura

Este artículo contiene imágenes que pueden herir la sensibilidad.

Se cumplen dos meses desde que Rusia decidió iniciar la invasión de Ucrania. Un tiempo en el que las tropas de Putin ha intentado infructuosamente conseguir avances significativos y en el que los ucranianos han destacado por su feroz resistencia.

Pero más allá del balance general, es la población civil la que más está sufriendo sus consecuencias. Estas personas han tenido que aprender a dejar atrás su vida anterior y convivir con el dolor y la muerte y algunas de las historias que llegan son realmente estremecedoras.

Una de las últimas se ha producido en la ciudad de Járkov. Victor Gubarev salió a comprar el pan cuando fue sorprendido por un proyectil ruso que le mató de inmediato. La instantánea, con su hija rota de dolor, ya forma parte del álbum de fotos de los horrores de esta guerra.

Yana Bachek, rota de dolor, junto al cádaver de su padre Victor Gubarev, en Járkov. (REUTERS/Alkis Konstantinidis)
Yana Bachek, rota de dolor, junto al cádaver de su padre Victor Gubarev, en Járkov. (REUTERS/Alkis Konstantinidis)

Yana Bachek estaba preparando una de sus clases de inglés, ya que es profesora, cuando comenzó el bombardeo ruso sobre la zona, en un complejo de apartamentos de la era soviética en el que vivía, muy cerca de la vivienda de sus padres.

Inmediatamente, su madre la llamó por teléfono y le explicó que el padre había salido a comprar el pan y todavía no había vuelto. El hombre, de 79 años y que llegó a ser gerente de una empresa de vehículos, no contestaba a las llamadas, por lo que en cuanto cesaron los bombardeos, la familia salió a la calle a buscarlo.

Y no tardaron mucho en hallarle. Se encontraba tirado en la calle tras haber sido alcanzado por un proyectil. Un momento durísimo reflejado perfectamente en la instantánea capturada por Alkis Konstantinidis, de Reuters. Bajo su brazo, todavía se encontraba el pan que acababa de comprar.

El pan que había comprado Victor Gubarev antes de morir. (REUTERS/Alkis Konstantinidis)
El pan que había comprado Victor Gubarev antes de morir. (REUTERS/Alkis Konstantinidis)

Poco después llegaron los equipos de emergencia, que intentaron consolar a la familia tras la pérdida de este ser querido. Gubarev había rechazado marcharse de Járkov pese a los bombardeos debido a los problemas de salud que sufrían él y su esposa.

Rusia ha negado haber atacado a civiles, aunque este tipo de historias muestran que los ataques indiscriminados contra las ciudades están acabando con la vida de inocentes.

Ahora, la familia intenta superar la muerte de un padre, que era un pilar fundamental. El problema en este momento tiene que ver con el entierro. Con un número tan elevado de fallecimientos en el país, los funerales normales se han vuelto imposibles.

Yana Bachek enseña una foto con su padre. (REUTERS/Alkis Konstantinidis)
Yana Bachek enseña una foto con su padre. (REUTERS/Alkis Konstantinidis)

Mientras que esperan para saber qué va a pasar, el pan que este hombre compró ha quedado en la casa, aún dentro de su envoltorio de plástico. "El pan estaba lleno de sangre. No puedo tenerlo en mis manos, pero quiero porque es un pedazo de mi padre. Fue la última cosa que tuvo en sus manos", señala su hija.

EN VÍDEO I La valentía de un sanitario al quedarse junto a una víctima herida durante un bombardeo ruso

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente