Agitado primer día para el bitcoin en El Salvador, con protestas y fallas técnicas

·4 min de lectura

El Salvador adoptó este martes el bitcoin como divisa oficial junto al dólar estadounidense. Una decisión que no satisfacía a la ciudadanía antes de que entrara en vigor y que en la jornada despertó más movilizaciones. Tanto el Banco Mundial como el Fondo Monetario Internacional expresaron su inquietud por la adquisición de la criptomoneda, que en su estreno sufrió caídas y problemas temporales en los servidores.

La adopción del bitcoin como moneda de intercambio junto al dólar estadounidense en El Salvador provocó este 7 de septiembre el rechazo de cientos de ciudadanos, que salieron a protestar a las principales calles de la capital y frente al edificio de la Corte Suprema de Justicia, donde se aprobó la ley.

Jóvenes, exguerrilleros, veteranos del Ejército, activistas y miembros de diferentes organizaciones de la sociedad civil se reunieron para mostrar un desacuerdo compartido por más del 65% de la población, según una encuesta del Instituto de Opinión Pública.

"Basta de corrupción, no al bitcoin", se podía leer en una de las pancartas. "No al lavado de dinero corrupto", "Yo digo no al bitcoin", "Yo rechazo totalmente el bitcoin", eran otros de los mensajes.

Julián Hernández hace parte de los estudiantes que quisieron expresar la necesidad de "ponerle un alto a las acciones fascistas y autoritarias" del presidente Nayib Bukele, "que solo buscan hacer más ricos a los ricos".

De acuerdo al estudiante de la Universidad Nacional salvadoreña, el mandatario está llevando al país "a la quiebra, con proyectos caprichosos como el bitcoin, que solo van a favorecer a unos pocos".

El argumento principal de sus detractores es que la medida contribuirá al lavado de dinero y a la inestabilidad financiera, debido a que la criptomoneda es tan inestable que puede perder miles de dólares de su valor en solo unas horas.

Además, la ley hará obligatorio su uso para todos aquellos comercios que tengan la capacidad tecnológica de hacerlo, acentuando la desigualdad de la población en el acceso a los recursos.

Solo un 45% de la sociedad salvadoreña tiene un acceso constante a internet, según un estudio del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, apoyado por el Banco Interamericano de Desarrollo y Microsoft. También es uno de los países con el costo de conexión a la red mundial más alto en comparación a su situación de pobreza, en la que se encuentran el 26% de los ciudadanos, en datos de la Encuesta oficial de Hogares y Propósitos Múltiples.

Un despliegue con caída temporal de los servidores

Un día antes de que entrara en vigor la moneda, el Gobierno salvadoreño adquirió hasta 400 bitcoin en al menos dos operaciones, por un valor de más de 21 millones de dólares. En el momento de la compra, esta moneda superaba los 52.000 dólares la unidad.

Sin embargo, apenas unas horas después, registró una caída de más del 17%, pasando a un valor digital de poco más de 43.000 dólares la unidad. Este mismo martes al mediodía, la moneda se había moderado en su caída, con un registro al alza de más de 46.000 dólares, según diversas plataformas.

Para paliar lo ocurrido, el Gobierno compró 150 unidades extra, como lo informó el presidente Bukele en su cuenta Twitter, sin precisar la transacción o con cuál la plataforma.

El Fondo Monetario internacional advirtió, por su parte, en la misma red social, que "los criptoactivos de emisión privada, como el bitcoin, conllevan riesgos considerables. Hacerlos equivalentes a una moneda nacional es un mal atajo".

Por su lado, el Banco Mundial reiteró que no podría ayudar a El Salvador en su proceso de adopción del bitcoin como moneda de curso legal "dadas las deficiencias ambientales y de transparencia", en palabras de un portavoz, haciendo alusión al consumo energético necesario y al anonimato de cada transacción, que al final facilitaría negocios paralelos en el mercado negro.

Un despliegue que fue asimismo un espectáculo por la caída de los servidores apenas unas horas después del lanzamiento de la billetera electrónica 'Chivo', impulsada por el Gobierno y que regalaba el equivalente a 30 dólares estadounidenses por cada nueva cuenta creada.

"Es un problema relativamente sencillo, pero no se puede arreglar con el sistema conectado", señaló Bukele, de nuevo, en su cuenta social. El Gobierno ha prometido instalar hasta 200 cajeros automáticos 'Chivo' y 50 centros de atención para el bitcoin en todo el país.

Con AP, Reuters y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente