Los agentes piden a Marlaska avanzar en la equiparación y no ceder Tráfico a Navarra

La asociación por la equiparación salarial de policías y guardias civiles, Jusapol, durante una manifestación en Madrid con el lema "Equiparación ya, es de justicia, es de voluntad política". EFE/Emilio Naranjo/Archivo

Madrid, 10 ene (EFE).- Policías y guardias civiles han pedido hoy al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que continuará en el cargo, que avance en la equiparación salarial de los agentes con las policías autonómicas, que les dote de más medios materiales y que frene la salida de la Guardia Civil de Navarra.

Tras conocerse la noticia de la continuidad de Grande-Marlaska al frente de Interior, las principales asociaciones de guardias civiles y los sindicatos policiales han marcado como objetivo prioritario de esta legislatura la equiparación salarial, suscrita en marzo de 2018 por el anterior ejecutivo del PP, con el cobro en este primer trimestre del tercer tramo.

Hoy mismo, Jupol, el sindicato mayoritario de la Policía Nacional, ya ha solicitado al ministro una reunión "para iniciar un contacto fluido y dejar atrás las desavenencias que se han podido producir en los últimos meses".

Su secretario general, José María García, ha recordado en un comunicado que aún con el cobro del tercer tramo, los policías y guardias civiles seguirán percibiendo entre 300 y 400 euros menos al mes que un mosso d'Esquadra.

Desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), mayoritaria en el cuerpo, emplazan a Marlaska a cumplir retos "ineludibles" como la igualdad salarial y la mejora del funcionamiento interno del cuerpo.

AUGC valora "el freno" que ha supuesto Marlaska frente al "rodillo, la ruptura y los grandes encontronazos" de las asociaciones con el director general de la Guardia Civil, Félix Azón, ha señalado a Efe su portavoz, Juan Fernández.

Mientras, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha enviado una carta a Marlaska en la que reclaman al nuevo Gobierno que priorice el pago del tercer tramo del acuerdo de equiparación, que cifra en 247 millones de euros para los dos cuerpos, y que los agentes dispongan de los medios necesarios "para protegerse y proteger", de instalaciones modernas y de una carrera profesional justa.

Desde la Unión Federal de Policía (UFP), su portavoz, José María Benito, ha dicho a Efe que la reelección de Marlaska "significa que el Gobierno quiere dar continuidad a su política", lo que no es necesariamente positivo por la "desafortunada" actuación durante los disturbios de Cataluña tras conocerse la sentencia del "procés".

Para el Sindicato Profesional de Policía (SPP), que agrupa a los mandos, es necesario "impulsar una mesa de negociación para seguir trabajando en la equiparación una vez finalizado el 2020 y en el déficit de personal", entre otros retos, según su portavoz, Adolfo Medina.

Las asociaciones de la Guardia Civil, por su parte, se han referido al acuerdo de investidura entre PSOE y PNV para traspasar las competencias de tráfico a Navarra y han exigido al ministro un compromiso para evitar que el instituto armado salga de la comunidad foral.

Así lo ha expresado a Efe el presidente de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), Francisco Javier Benito, quien, además, ha aplaudido el trabajo de Marlaska en el Campo de Gibraltar con medidas para atajar el narcotráfico y el contrabando de tabaco.

"De qué vale la equiparación si nos quitan de Navarra", se ha preguntado el portavoz de la Asociación Pro Guardia Civil (APROGC), Francisco Javier Pajuelo, que ya ha avanzado que no apoyarán un convenio para que los guardias civiles se reintegren en la Policía Foral.

Faustino Fernández, vicepresidente jurídico de Profesionales Guardias Civiles, sigue "desconfiando" de un ministro que en principio vio con buenos ojos para después pedir su dimisión por "maniobrar" a espaldas de las asociaciones para el cumplimiento integral de la equiparación.

José Carlos Vilorio, de Unión de Guardias Civiles, espera, por su parte, que se afronten todas las mejoras necesarias en el cuerpo en aspectos como el equipamiento, la plantilla y la conciliación.

No ha querido opinar sobre la continuidad de Marlaska, porque lo importante es el "equipo" que tiene detrás en el Ministerio y no solo su cabeza visible.