El agente Lara: de atrapado por la nieve a ángel de la guarda de Carlos

Agencia EFE
·3 min de lectura

Madrid, 13 ene (EFE).- Daniel Lara, un policía nacional de Ciudad Lineal, es uno de los nombres propios que deja el temporal Filomena en la Comunidad de Madrid. Este agente, que se quedó atrapado por la nieve en el túnel de la M-30, salvó la vida de Carlos, un hombre que había pasado la noche en su coche y tenía graves síntomas de hipotermia.

Conocido por sus amigos como "agente Lara", Daniel nunca había vivido una historia similar aunque recuerda que durante su etapa en Barcelona consiguió revertir una parada cardíaca en la calle.

Policía desde 2009, Lara fue uno de los cientos de personas que se quedaron atrapados por la nieve el viernes 8 de enero en el túnel de la M-30, cuando volvía a su domicilio ubicado en el municipio de Campo Real.

"Nos quedamos totalmente bloqueados a las ocho de la tarde del viernes, aunque por lo menos iba bien equipado de ropa de montaña", explica en una entrevista a Efe.

En un primer momento, un operario de la Calle 30 pidió a los afectados que dejaran el coche fuera del túnel pero este policía, junto con una médico del Summa, consiguió que cambiara su opinión y les dejaran permanecer en el interior a pasar la noche.

Tras una noche de gran frío atrapado en su vehículo, Lara se despertó a las ocho de la mañana para ir a una superficie comercial del barrio de Moratalaz, con el objetivo de recolectar alimentos y bebidas para las personas atrapadas.

Para ello, cruzó la salida de emergencias y tras un trayecto complicado de más de 20 minutos, sin visibilidad por la nieve, con la ayuda del GPS llegó al centro comercial, pero no consiguió víveres porque el comercio no había conseguido abrir.

El destino quiso que no siguiera el mismo trayecto para volver al túnel, ya que decidió regresar por los carriles de la M-30, por lo que pudo escuchar el tímido ruido del motor de un coche que estaba cubierto de nieve.

En su interior estaba Carlos, un vigilante de seguridad de 58 años, que tras pasar la noche en su vehículo estaba con síntomas de hipotermia y descalzo.

"Estaba extremadamente fatigado y se estaba quedando sin gasolina. Había intentado salir del coche pero no iba bien equipado con ropa de montaña por lo que tuvo que volver y se descalzó pero se dejó los calcetines lo que aumentó su hipotermia", explica el policía.

Tras ayudarle a calzarse, recorrieron agarrados los 600 metros de distancia que había entre el vehículo parado y el túnel de la M-30, si bien a pocos metros del mismo Carlos se quedó sin fuerzas y el último tramo fue muy dificultoso para ambos hombres.

Al llegar al túnel, las personas atrapadas, entre ellas la doctora del Summa con la que había entablado amistad, atendieron al vigilante de seguridad con mantas para que entrara en calor.

Finalmente, una vez recuperado fue trasladado a un centro sanitario sobre las doce de la mañana.

El agente Lara fue de las últimas personas en ser evacuadas del túnel, sobre las seis de la tarde, y pasó la noche en el Hotel NH Ribera de Manzanares ante la imposibilidad de volver a su domicilio.

El domingo por la mañana este policía realizó unas gestiones y consiguió volver a Campo Real a las dos de la tarde.

"Una vez que llegué a casa estuve dos horas limpiando la entrada del garaje para poder meter el coche", recuerda este agente con la satisfacción del deber cumplido.

Borja Méndez

(c) Agencia EFE