La afición de Cruz Azul es la más golpeada de toda la Liga MX

Mauricio Gasca Bobadilla

No cabe duda que la afición más golpeada del fútbol mexicano es la de Cruz Azul, pues el club está entre los considerados más grandes de la Liga MX, sin embargo, entró desde hace mucho tiempo en una etapa donde brinda más decepciones que alegrías, sobre todo si tomamos en cuenta que su último título de Liga lo levantó en el Invierno 1997, desde entonces, seis subcampeonatos, aunque no siempre mereció perder.


La burla es todavía más grande para los celestes porque a diferencia de otros conjuntos que hace años no ven un cetro en sus vitrinas, como Atlas, la directiva muchas veces si invierte para hacer un equipo protagonista, trae buenos futbolistas, la mayoría de las ocasiones, causando ilusión, sobre todo cuando hacen una buena fase regular y arriban hasta la instancia final, donde desgraciadamente siempre meten la pata, a excepción de la Copa MX del Clausura 2013 y Apertura 2018, así como la Liga de Campeones de la CONCACAF 2018-19, sin embargo, eso no es suficiente, la historia los lleva a demostrar más cosas y entregarles a sus fanáticos todavía más, no simples promesas de ahora sí van a ser monarcas, no, deben demostrar simplemente en la cancha, pues los que hablan de más no siempre agradan y convencen a todos, sólo quieren hechos.

Toda esto muchas veces hace creer a sus seguidores que finalmente serán campeones, que ahora sí llegó el ‘año bueno’, pero al final no acaban de demostrarlo y cómo no va a sufrir una afición que no puede festejar títulos, tal vez algunos triunfos, pero no lo más importante, trofeos, aparte duele más cuando ve a su acérrimo rival, América, despegándose, sumado a ello, el golpe es más duro cuando fue el rival que te quitó dos campeonatos de la mano, los dos de forma inverosímil, primero en una remontada de pocos minutos y después sin demostrar coraje dentro de la cancha propiciando todo a través de un error en la salida.


Sumado a ello, la gente cruzazulina tiene que aguantar ver a Guillermo Álvarez a la cabeza de la presidencia a pesar de sus constantes errores y fallas, sin dejar atrás que la gente lo ha visto más involucrado en temas de lavado de dinero y otros temas ilegales que saboreando el éxito, algo que desde hace muchos años merece una institución como Cruz Azul, que con el paso de los años únicamente se ha vuelto el motivo de muchas burlas, memes, insultos y decepción de varios aficionados, que terminan dando la espalda y prefieren cambiar de colores, aunque desde el punto de vista de su humilde servidor, ese no es un verdadero aficionado.

Lastimosamente no se ve para cuándo La Máquina pueda volver a hacerse con un título, porque es verdad, iba de líder en el Clausura 2020, estaba jugando bien y se encarrilaban para clasificar, sin embargo, cuántas veces no hemos visto eso a lo largo de 20 años y al final, el último pasito, es el que no terminan de dar, ya sea porque les tiemblan las piernas, el nerviosismo los acongoja, entre otras tantas excusas que se puedan poner, pero solamente ellos lo sabrán, así como su directiva, que ni siquiera es del agrado de los seguidores cementeros y aún así deben aguantarse la rabia cada semestre, esperando que algún día Billy deje su lugar a otro que realmente ame a la institución.


Fuera de las constantes burlas que reciben, la afición de Cruz Azul realmente se ha ganado el respeto de muchos, pues cuántos no tirarían la toalla al ver que reciben tan poco, al contrario, siguen alentando cada torneo, además hacen acto de presencia y no se esconden pues ahora que volvieron al Estadio Azteca lo llenaron en cada oportunidad demostrando que son una de las aficiones más fieles del país, así que ojalá, muy pronto, puedan celebrar éxitos y no sólo llorar por frustraciones, además deben estar contentos pues si fueran torneos largos como lo hacen en casi todas las ligas del mundo, ya habrían agregado otras tres o cuatro estrellas a su escudo.

Aunado a ello, es evidente que el nerviosismo los persigue y está latente siempre en su cabeza, pues gracias al terminó ‘cruzazulear’ no pueden celebrar antes de tiempo y deben esperar hasta que realmente el silbatazo suene, pues eso me recuerda la final del Clausura 2013, estaba presente en el Coloso de Santa Úrsula viendo el encuentro, sentado entre puro americanista, pero enfrente mío estaban dos chicos del cuadro celeste, los cuales a pesar de ir ganando no celebraban, todo el tiempo estaban serios, demostrando que en el fondo sabían que algo malo podía pasar y fue así, incluso cuando llegaron los goles del empate se quedaron totalmente fríos, sin moverse ni nada, hasta la afición rival los bañó de cerveza a propósito sin generar ninguna reacción, después vinieron los penales y la historia que conocemos, ellos simplemente se fueron en silencio, sin decir nada, sin poder procesar lo sucedido aquella noche, así es como imagino a la mayoría de la afición de La Máquina, preguntándose continuamente por qué no pueden romper ese maleficio, pero ánimo, seguro algún día, las caras tristes se convertirán en alegres.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!