Afganos vuelven a sitio turístico por primera vez desde la toma de poder de los talibanes

·1 min de lectura

Imágenes insólitas de Afganistán. Las impresionantes aguas azules de los lagos de Band-e Amir han vuelto a recibir turistas afganos, siete semanas después de que el sitio en la provincia de Bamiyan quedara desierto por la toma de poder de los talibanes.

Se le conoce como el Gran Cañón de Afganistán, que antes solía recibir miles de turistas internacionales, y hasta 100 000 turistas locales en solo unas semanas.

Los seis lagos situados en el corazón de la cordillera del Hindu Kush cuentan con un llamativo color que se debe al rico contenido mineral de las aguas, gracias a los acantilados de piedra caliza que las rodean.

Una de las actividades principales es la de pasear con botes a pedales con forma de cisnes importados de irán, pagando un alquiler equivalente a ocho dólares por hora.

Sin embargo, la posibilidad de bañarse en estas aguas sigue siendo exclusiva para los hombres.

Además de los turistas disfrutando las atracciones del Parque Nacional, guardias talibanes blandiendo lanzacohetes también fueron vistos dando paseos por el agua.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente