Los afganos evacuados serán acogidos en centros del Estado por toda España

·4 min de lectura
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Los afganos evacuados de su país por el Gobierno permanecerán alojados un máximo de 72 horas en el campamento instalado en la base militar de Torrejón de Ardoz (Madrid) y, posteriormente, se distribuirán por centros de acogida del Estado mientras se tramita su petición de asilo.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha explicado que no va a ser necesario recurrir a la oferta formal de acogida formulada por cinco comunidades autónomas -Cantabria, Extremadura, Cataluña, País Vasco y Murcia-, así como por el Ayuntamiento de Barcelona, al tener el Estado recursos suficientes para darles cobijo.

En declaraciones a los periodistas tras el aterrizaje del avión, Escrivá ha detallado cómo va a ser el proceso de integración de los colaboradores afganos y sus familias tras su llegada a Madrid, en cuya bienvenida también ha estado el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares.

“Hemos intentado que la recepción sea lo más digna y acogedora posible en las circunstancias presentes. Han sido colaboradores de España y lo que estamos haciendo es de recibo. Es lo que tenemos que hacer con personas tan abnegadas y que han sido tan estrechos con nosotros”, ha subrayado Escrivá.

El primer paso para los refugiados afganos nada más bajar del avión ha sido someterse a un test de antígenos para saber si tienen covid-19 en uno de los hangares de la base, asistidos por personal del Ministerio de Sanidad y de Cruz Roja.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Una vez comprobado que no están contagiados, han sido identificados por la Policía Nacional, ante la que van a formalizar su petición de asilo.

Los primeros refugiados van a estar un máximo de 72 horas en las tiendas de campaña y pabellones habilitados en la base de Torrejón para un máximo de 800 personas antes de su traslado a centros de diferentes lugares de España.

“Con la expectativa que tenemos de personas que van a llegar, todos estarán en centros propios de la red estatal de acogida en distintos puntos de España o de algunas o entidades que colaboran con nosotros”, ha señalado el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

En el caso de familias más numerosas, los afganos dispondrán de pisos para vivir con más comodidad.

Escrivá ha agradecido la disponibilidad de las comunidades autónomas que se han dirigido de manera formal para acoger refugiados, así como al consistorio de Barcelona, pero ha hecho hincapié en que el Estado “tiene por el momento capacidad suficiente” para albergarles.

En los centros de acogida, los afganos aprenderán español, recibirán ayuda psicológica y tendrán relación con las distintas administraciones con el fin de “ir ganando autonomía”.

Transcurridos entre seis y nueve meses, Escrivá ha señalado que la previsión es que cada familia pueda vivir sola como colofón al proceso de integración.

Albares garantiza que se evacuará a todos los colaboradores

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha garantizado que se evacuará a todos los afganos y sus familiares que han colaborado con España en los últimos años, aunque no ha dado cifras de cuál podría ser el número final de personas.

En declaraciones a los medios, Albares se ha felicitado de la llegada de este primer grupo y se ha comprometido a seguir trabajando para que no quede desamparado ninguno de los colaboradores afganos, entre ellos, los traductores.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Nuestro objetivo es claro: poder trasladar a todas aquellas personas y sus familiares que han colaborado en estos años con España en total seguridad lo antes posible”, ha afirmado.

Frente a las distintas cifras que se han manejado sobre el número de afganos que podrían llegar a España, Albares ha remarcado: “No puedo facilitar ningún dato, ni cifra, ni nombres ni lugares dónde residen por motivos de seguridad hasta que todas las personas que queremos traer a España estén aquí”.

Muchos de los locales que están en la lista confeccionada por la Embajada de España en Afganistán están teniendo dificultades para llegar al aeropuerto de Kabul debido a los controles desplegados en por los talibanes en sus inmediaciones.

El ministro ha subrayado que la situación en la capital afgana es “extremadamente compleja”, después de que los insurgentes se hicieran con su dominio el pasado domingo, y que existe “un cierto cuello de botella” en el aeródromo que dificulta la repatriación y evauación, a pesar de que el Ejército de Estados Unidos mantiene su control.

“Hemos puesto todos los medios necesarios, pero hay una cosa que se nos escapa. El aeropuerto de Kabul no está en las manos de España”, ha comentado.

A pesar de los obstáculos, Albares ha hecho hincapié en que España “no va a cejar en el empeño” de ir accediendo a Kabul a medida que los aviones puedan aterrizar con el fin de “traer al máximo número de colaboradores y sus familiares en el menor tiempo posible”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente