Afganistán: el autoproclamado Estado Islámico reivindicó la autoría de cuatro atentados

·2 min de lectura

Al menos 12 personas murieron este miércoles en Afganistán en cuatro atentados. El grupo terrorista (autoproclamado) Estado Islámico reivindicó la autoría de los atentados, que suponen un reto de seguridad para los talibanes.

Al menos doce personas murieron este miércoles, 25 de mayo, en Afganistán en cuatro atentados: tres contra minibuses en Mazar-i-Sharif, al norte. Los ataques fueron reivindicados por el autoproclamado Estado Islámico (EI). El otro acto de violencia homicida fue contra una mezquita en la capital, Kabul, según reportaron las autoridades.

En Mazar-i-Sharif, la principal ciudad del norte, "las bombas fueron colocadas en tres minibuses en diferentes partes de la ciudad", dijo a la agencia AFP el portavoz de la policía provincial de Balkh, Asif Waziri. Al menos 10 personas murieron y otras 15 resultaron heridas, de acuerdo con el reporte de policías y autoridades sanitarias.

El grupo yihadista (autoproclamado) Estado Islámico reivindicó los atentados por la noche. "Soldados del califato detonaron dos bombas en dos autobuses (...) y una tercera bomba en un tercer autobús", dijo el EI a través de sus canales de 'Telegram'.

En Kabul, otro atentado tuvo como objetivo una mezquita por la tarde, matando a al menos a dos personas e hiriendo a otras 10; la bomba había sido colocada dentro de un ventilador de la mezquita, dijo el Ministerio del Interior afgano.

Un reto de seguridad para los talibanes

El número de atentados en el país ha disminuido desde que los talibanes tomaron el poder en agosto, pero una serie de atentados mortales en los que murieron decenas de personas afectó al país a finales de abril, durante el mes sagrado del Ramadán. Algunos de los atentados, reivindicados por la estructura yihadista (autoproclamada) Estado Islámico, tenían como objetivo, en particular, la minoría chiíta hazara, considerada como hereje por el EI.

Los talibanes intentan restar importancia a la amenaza del autoproclamado Estado Islámico-Jorasán (IS-K), la rama regional del EI, y libran una batalla sin cuartel contra el grupo, al que combaten desde hace años. Han intensificado las redadas, especialmente en la provincia oriental de Nangarhar, y han detenido a cientos de hombres acusados de ser miembros.

EI lleva varios meses afirmando haber derrotado al EI-K, pero los analistas creen que el grupo extremista sigue constituyendo el principal reto de seguridad para el nuevo gobierno afgano.

*Con AFP; adaptado de su versión original en francés

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente