En el aeropuerto parisino Roissy, los pasajeros "cruzan los dedos" para poder viajar

Alexandre MARCHAND
·3 min de lectura

Pasaporte, pasaje de avión, test covid negativo y un justificativo. Todo el que quiera viajar fuera de la Unión Europea (UE) desde un aeropuerto francés debe presentar a partir de este lunes un justificativo que pruebe un "motivo imperioso".

En el puesto fronterizo del terminal 2E del aeropuerto parisino Charles-de-Gaulle, los controles se realizaban en la calma el lunes por la mañana, pero la nueva restricción añadía una pizca de ansiedad entre los viajeros.

Hacia las 08H00 de la mañana, ya se había impedido a unos 20 pasajeros sobre 300 embarcar a sus vuelos respectivos.

Touré, un maliense que no quiso dar su apellido, no pudo pasar los controles en su primer intento. Empleado en una fundación de obras públicas en Francia quiere viajar a su país por un mes para ver a su madre que está enferma.

"Indiqué como motivo que mi madre está enferma pero me dijeron que necesitaba un certificado", dijo a la AFP. "Llevo un buen momento sin verla".

Después de que el doctor de su madre le mandara un certificado por WhatsApp, Touré volvió a probar suerte unos minutos más tarde. Esta vez con éxito.

El primer ministro Jean Castex anunció el viernes el cierre de las fronteras de Francia con los países exteriores a la Unión Europea "salvo motivo imperioso", para intentar frenar la propagación de la epidemia del coronavirus.

"¡Jean Castex nos hace la vida imposible!", refunfuña un pasajero, que no quiso dar su nombre, mientras espera su turno en la cola del control fronterizo.

Aunque tiene en sus manos un certificado para explicar los motivos de su viaje, espera ansioso su turno. "Cruzo los dedos", susurra.

- Limitar las idas y vueltas -

Al limitar los viajes internacionales, las autoridades francesas esperan evitar más contagios pero también la circulación de las nuevas variantes del covid-19, que podrían agravar la epidemia.

"La idea es limitar las idas y vueltas desde los países extranjeros", explica a la AFP Julien Gentile, director de la policía fronteriza de Roissy-Charles-de-Gaulle.

Las aerolíneas realizan un primer control de los documentos registrados, la policía fronteriza un segundo al momento de salir del territorio.

Revisar cada uno de los documentos, algo que en tiempo normal toma unos pocos segundos, puede tomar ahora entre cinco a diez minutos. Los agentes deben determinar si el motivo del viaje es imperioso.

"Si vas a visitar la tumba de alguien, si no es una muerte reciente, puede parecer un poco cruel pero la persona no podrá viajar. Tendrá que esperar a la evolución de la crisis sanitaria", dice Cécile Aerdeman, jefa del servicio de control fronterizo.

Además de los motivos familiares, como la muerte de un familiar o ir a visitar a un miembro de la familia en estado grave, pueden viajar quienes tengan una urgencia médica o un imperativo profesional.

El virus sigue circulando activamente en Francia, donde han muerto más de 76.000 personas desde el comienzo de la epidemia en marzo pasado.

Pese a que se registra una media de 20.000 nuevas infecciones diarias, el gobierno decidió no imponer un nuevo confinamiento por el momento.

amd/meb/mb