El aeropuerto de la isla española de La Palma sigue cerrado por la erupción del volcán

·2 min de lectura
Una vista general del aeropuerto de la isla canaria de La Palma, vacío y cerrado, tras la cancelación de los vuelos por la nube de cenizas provocada por el volcán de Cumbre Vieja, el 7 de octubre de 2021 en el archipiélago español (AFP/Jorge Guerrero)

El cierre del aeropuerto de la isla española de La Palma se prolongaba este viernes y por un periodo indeterminado, a causa de la nube de cenizas provocada por la erupción del volcán Cumbre Vieja, anunció la gestora de los aeropuertos españoles AENA.

El aeropuerto de la isla en el archipiélago atlántico de Canarias "sigue inoperativo por acumulación de ceniza, continúan las labores de limpieza", tuiteó la gestora.

Preguntado por la AFP, un portavoz de AENA dijo desconocer cuándo podrá reabrir el aeropuerto, ya que las cenizas continúan cayendo.

La nube de cenizas obligó también a las aerolíneas a desviar los vuelos que se dirigían al aeropuerto del norte de Tenerife a otro que queda en el sur de esa isla del archipiélago canario, según AENA. En la tarde, y "tras confirmar una mejora de las condiciones meteorológicas", la compañía Binter anunció que reanudaba su operativa en este aeropuerto "con todos los aviones disponibles".

Las conexiones de sus vuelos con La Palma se encuentran, sin embargo, suspendidas hasta el sábado a las 13H00 (12H00 GMT) cuando intentarán retomarlas, informó esta aerolínea que opera en el archipiélago atlántico.

Las cenizas emitidas por el Cumbre Vieja obligaron a las autoridades a cerrar el aeropuerto de La Palma la mañana del jueves para limpiar sus pistas.

El aeropuerto de esta pequeña isla de 85.000 habitantes se mantuvo sin recibir vuelos del 25 al 29 de septiembre debido también a las cenizas.

La erupción del volcán, que se inició el 19 de septiembre, no ha causado ninguna víctima, pero sí ha dejado graves daños y provocado la evacuación de 6.000 personas, algunas de las cuales perdieron todas sus pertenencias por la lava.

Las coladas destruyeron más de 1.000 edificaciones y han cubierto una superficie de 431 hectáreas, según las autoridades. Al llegar al mar, la lava se ha ido solidificando y ha formado una plataforma de unas 40 hectáreas.

Esta es la tercera erupción de un volcán en La Palma en el último siglo, luego de la del San Juan en 1949 y la del Teneguía en 1971. Ambas dejaron en total tres muertos, dos de ellos por inhalación de gases tóxicos, aunque causaron menos daños que la del Cumbre Vieja, ya que en esas décadas la isla estaba menos poblada.

vab-rs/me

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente