La AEMA reclama acción "urgente" para cumplir objetivos climáticos en 2030

El directo ejecutivo de la Agencia Europea del Medio Ambiente, Hans Bruyninckx (i), durante una intervención. EFE/Horst Wagner

Copenhague, 3 dic (EFE).- Europa necesita acciones "urgentes" para afrontar la pérdida de biodiversidad, los impactos del cambio climático y el hiperconsumo de recursos naturales si quiere cumplir con los objetivos climáticos fijados para 2030.

Esa es la principal conclusión de "Medioambiente europeo: estado y perspectivas" (SOER 2020), el informe quinquenal difundido hoy por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), que habla de retos de una escala y una urgencia "sin precedentes".

"Las tendencias medioambientales generales en Europa no han mejorado desde el último informe de 2015. Este análisis resalta que mientras la mayoría de los objetivos de 2020 no serán alcanzados, sobre todo los de biodiversidad, aún hay una oportunidad para los de largo plazo y los de 2030 y 2050", señala la AEMA.

El SOER 2020 reconoce progresos "significativos" las últimas dos décadas en áreas como mitigación de cambio climático, reducción de emisiones de gases invernadero, polución atmosférica y gestión de residuos, pero advierte de daños y cambios "irreversibles" si no se aumentan y aceleran las acciones.

En el área de la biodiversidad, la que ofrece el progreso "más descorazonador", de los 13 objetivos marcados para 2020 solo es probable que se logren dos, los de designación de áreas terrestres y marinas protegidas, y si se mantiene la tendencia, ello acentuará el deterioro de la naturaleza y la polución de aire, agua y suelo.

La AEMA resalta por ejemplo que entre 1990 y 2015 ha habido una caída del 32 % en especies de aves en el continente y considera que el impacto de la pérdida de biodiversidad es "tan catastrófico" como el cambio climático.

EMISIONES Y NEUTRALIDAD CLIMÁTICA

En otros apartados como el de recorte de emisiones de gases invernadero respecto a 1990, a pesar de los progresos, la proyección para 2030 con las medidas existentes sería del 30% y, con otras adicionales, del 36 %, por debajo del objetivo del 40 % y lejos del 50 o 55 % que propone la Comisión Europea.

El actual sistema energético no nos permitirá alcanzar tampoco la neutralidad climática fijada para 2050, señala el informe medioambiental, considerado el "más amplio" hecho sobre Europa.

Las emisiones de CO2 en el sistema de movilidad son casi un 30 % mayores que en 1990 y las de nuevos coches de pasajeros siguen creciendo; el diesel representaba en 2017 el 72 % del combustible vendido para transporte de carretera, sector en el que las renovables suponen el 7,4 %, frente al objetivo del 10 % en 2020.

La mejora en la calidad del aire no ha impedido que unos 400.000 europeos mueran cada año de forma prematura por exposición a partículas finas en la atmósfera y casi uno de cada cinco sufren altos niveles de ruido cada día.

REVERTIR LA SITUACIÓN

La AEMA señala siete áreas clave para revertir la situación, como aprovechar el potencial incompleto de las políticas medioambientales existentes y adoptar el desarrollo sostenible de marco para la elaboración de políticas, incluyendo objetivos vinculantes

Aumentar las inversiones y reorientar el sector financiero para apoyar proyectos sostenibles, fomentar la innovación y el conocimiento, gestionar riesgos, asegurar una transición social justa y que Europa encabece la acción climática internacional son otras de las recomendaciones del informe.

"Europa debe hacer mejor las cosas, encarar retos de otra forma y repensar inversiones. Lograr las metas exigirá mejor implementación y coordinación de políticas y acciones adicionales para un cambio fundamental en los sistemas de producción y consumo", dijo en un encuentro con periodistas el director de la AEMA, Hans Bruyninckx.

Bruyninck considera que el medioambiente europeo está en un "punto de inflexión" y que "los retos urgentes requieren soluciones sistémicas urgentes", que afectan tanto a la actividad económica como al estilo de vida.