La muerte de un chico de 16 años conmociona a EEUU: "lo grabaron en vez de ayudarlo"

“Ellos grabaron su muerte en video en vez de ayudarlo”, fue el desolador resumen que el teniente Stephen Fitzpatrick hizo de una letal pelea entre adolescentes que acabó con un chico muerto en Nueva York.

Decenas de jóvenes presenciaron una brutal pelea en la localidad de Oceanside, Nueva York, pero mientras varios se enfrentaban a golpes y armas blancas, otros muchos se quedaron simplemente mirando y grabando el incidente de violencia con sus teléfonos.

Y no hicieron nada más, incluso cuando uno de los involucrados en la pelea –todos eran vecinos del área– fue apuñalado en el pecho.

Una escena de la pelea en que el adolescente Khaseen Morris fue apuñalado en Oceanside, Nueva York. Decenas de estudiantes presenciaron la pelea y la grabaron en video sin ayudar a la víctima. (Captura de video/CNN)

Lo grabaron todo y luego publicaron en redes sociales las terribles imágenes de los últimos momentos del chico herido.

Pero, al parecer, nadie hizo nada para frenar esa pelea o ayudar a la víctima, un menor identificado como Khaseen Morris, de 16 años. Cuando finalmente se notificó a las autoridades y la policía llegó al lugar, el joven fue llevado al hospital. Pero era demasiado tarde y falleció de sus heridas.

De acuerdo a reportes de The New York Times, la pelea se desató por una disputa en torno a quién había salido con una chica (que no se encontraba presente), pero alcanzó una intensidad terrible luego de que varios adolescentes se involucraron. Morris fue apuñalado y murió, pero otro menor sufrió la fractura de un brazo y varios más recibieron heridas menores.

Además de ese nivel de violencia, que ha perturbado a la opinión pública, también ha causado consternación que ninguno de las decenas de adolescentes presentes –50 o más estaban en el lugar, una popular zona de comercios, de acuerdo a la policía– haya tratado de ayudar a Morris.

Ha sorprendido la indiferencia ante su sufrimiento y muerte en contraste con el afán de muchos de esos jóvenes de grabar y mostrar el incidente en redes sociales en lugar de intervenir en su ayuda.

Tras ello, la policía arrestó a Tyler Flach, de 18 años y lo acusó de asesinato en segundo grado. Kedeemah Morris, de 22 años y hermana del fallecido, cree que todo se inició cuando hace unos días una chica le pidió a su hermano que la acompañara a casa y él lo hizo. Todo, de acuerdo a la hermana del fallecido, porque la chica quería causarle celos a otro joven, su exnovio.

Y según la hermana del fallecido eso fue lo que sucedió: el exnovio le envío amenazas a Morris, quien le comentó al respecto a su familia el mismo lunes por la mañana. “Él le dijo al chico que no quería a su exnovia, que no era nada de eso y que él sólo la acompañó a su casa…”, contó la hermana de Morris.

Pero el malentendido precipitó la pelea callejera, que según unas fuentes habría sido preconcertada y según otra fue una emboscada contra Morris. Todo, al final, acabó trágicamente. Una violencia que, de suyo repudiable, tiene el ingrediente de que habría sido desatada por una suerte el extraño triángulo de relaciones adolescentes exacerbadas a niveles irracionales.

Que una cosa así haya desatado tal nivel de violencia y culminado en apuñalamiento, mientras decenas de indiferentes jóvenes lo grababan sin detenerlo o ayudar a la víctima mortal, plantea para muchos un inquietante panorama sobre el estado de la juventud en esa localidad.

El joven Khaseen Morris, de 16 años, murió apuñalado tras una pelea callejera en Oceanside,NY. (Captura de video/ABC)

“No sé qué hacer ante ello, mi generación contra esta generación… Esto no puede seguir. ¿Tus amigos mueren mientras tú estás parado tomando video? Es indignante“, se lamentó el teniente Fitzpatrick, de acuerdo al Times. La policía, de acuerdo a ABC News, ha recabado testimonios de varios adolescentes que identificaron a los participantes en la pelea y considera que los jóvenes saben bien quién estuvo involucrado: “pienso que todos los participantes se conocen entre sí”, dijo Fitzpatrick.

Las autoridades escolares locales, a cuyos planteles asisten, es de suponer, los adolescentes implicados en la pelea y los que la vieron y grabaron, señalaron que hace “todo lo necesario” para proteger a sus estudiantes y personal, indicó CNN.

La pelea no fue en instalaciones de la escuela pero sí ha sido perturbadora para toda la comunidad. La superintendente del Distrito Escolar de Oceanside pidió además a los padres que hablen con sus hijos sobre las redes sociales y que los alerten de no “esparcir rumores”.

En contraste con la indiferencia de quienes grabaron la pelea y el sufrimiento de Morris sin intervenir, otros estudiantes quedaron después devastados. “Estudiantes lloran en los pasillos”, dijo a ABC una de las alumnas de la escuela a la que asistía Morris.

“Yo le suplico a todos nuestros residentes y no solo a nuestros jóvenes: si ven a alguien en peligro usen su teléfono para pedir ayuda, no para lograr ‘likes’ y ‘shares’…”, dijo la superintendente escolar.

Fue ciertamente una tragedia que pudo haber sido evitada.