Los adolescentes de la broma de Gandía Shore en el Parlamento, destrozados tras recibir insultos y amenazas de muerte

"Él no quería volver al pueblo; ella ni salir de casa" // La Guardia Civil investiga el caso // El instituto, consternado // La alumna sufre una enfermedad crónica y pertenece al programa de Diversificación

Querían disfrutar junto a sus compañeros del premio que les había dado el Parlamento Europeo, pero la recompensa se ha convertido en una pesadilla. Así es ahora la vida de Javier y Celia, los dos adolescentes protagonista del famoso vídeo que ha dado la vuelta al país por una imitación en la Cámara europea de Ylenia, la famosa concursante del programa de la MTV, Gandía Shore.

Las imágenes provocaron desde hace dos días un vapuleo público hacia los chavales por parte de la opinión pública. Ahora, tanto los protagonistas, como sus familias y compañeros están consternados por las reacciones.

Él no quería aparecer de vuelta por el pueblo; ella ni salir de casa”, comenta a Yahoo! Noticias Javier Castellanos, director del I.E.S Diego Torrente Pérez, el centro donde estudian ambos, situado en la localidad de San Clemente, en Cuenca: “Lo estamos pasando mal”, confiesa, mientras denuncia hasta qué punto la historia ha sobrepasado los límites. Según su testimonio, los protagonistas han sufrido insultos, como se puede comprobar en numerosos tuits, y hasta amenazas de muerte por teléfono, después de que alguien filtrara el número de ella en las redes sociales. Por lo pronto, Javier ha tenido que cerrar su cuenta debido al acoso recibido.


El caso ya está en manos de la Guardia Civil, que habría trasladado la denuncia a su departamento judicial en la Comandancia de Cuenca, aunque sus miembros no han podido confirmarlo al tratarse de menores de edad.

Un par de ejemplos de las salvajes descalificaciones que han recibido los adolescentes en Twitter

Mientras tanto, el instituto está sumamente molesto con todas las reacciones, de ahí que hayan emitido un comunicado para explicar lo ocurrido y manifestar su indignación: “No era lo que parecía, allí solo había alumnos y profesores y estaban en un ambiente distendido; no se trataba de discutir si se mandaba o no a los mejores alumnos, se mandó a los que habían ganado el premio”, manifiesta Castellanos, disgustado por el hecho de que la alumna que dio el discurso pertenece al programa de Diversificación, sufre muchos problemas físicos derivados de una enfermedad que le ha acompañado toda la vida y tenía mucha ilusión por recibir el premio. “El alumno que la acompañaba solo iba para ayudarla a llegar hasta el atril; los nervios, la situación inopinada y los quince años del alumno le hicieron caer en una chiquillada y dijo una tontería reprobable por el lugar desde donde la pronunciaba”, contextualiza el comunicado.



“Todo esto se ha ignorado por completo porque interesa mucho más la anécdota tonta, el morbo y la rastrera inmolación pública para ganar unos cuantos lectores, espectadores o visitas a las webs de los periódicos de turno. Que de todo esto los medios de comunicación y lo que es peor, parte de la prensa nacional, tome un motivo para denigrar a nuestro centro, a España y a la escuela pública en general es tan desmesurado, tan falto de coherencia que da lástima contemplar en lo que nos hemos convertido. El problema real de nuestra sociedad no es el bajo nivel de inglés, sino el bajo nivel de sentido común.”, sentencia el escrito.

[Relacionado: Lee aquí el comunicado íntegro del instituto]

PUBLICIDAD