La adhesión de Croacia al espacio Schengen presenta un gran cambio en los controles fronterizos

La adhesión de Croacia al espacio Schengen es una gran noticia para los residentes europeos, pero un reto especial para los controles fronterizos.

A partir del 1 de enero de 2023, se suprimirán los controles fronterizos con los Estados miembros Eslovenia y Hungría, pero se mantendrán en la frontera de Croacia con Bosnia-Herzegovina, Serbia y Montenegro, ya que esta línea fronteriza se convertirá en la frontera exterior del Espacio Schengen.

"Los oficiales de policía dejarán la zona del paso fronterizo. Los puestos de control y otras infraestructuras permanecerán allí debido a la posibilidad de reintroducir los controles fronterizos. Sin embargo, se retirarán las rampas, y los tableros, para el libre paso de mercancías y pasajeros", explicó Marijan Buric, oficial de policía y jefe adjunto en el cruce de Bregana.

Esto se produce tras la propuesta del Consejo de la UE de suprimir los controles en las fronteras terrestres y marítimas de Croacia a partir del 1 de enero del próximo año. Los controles en los aeropuertos seguirán el mismo camino a partir del 26 de marzo de 2023.

La entrada de Croacia en el espacio Schengen, se producirá en la misma fecha que la adhesión a la eurozona.

"Nada cambiará significativamente en el paso fronterizo, tanto en este como en todos los demás de la frontera exterior de Croacia y la UE, puesto que ya estamos aplicando el acervo jurídico de Schengen en la frontera exterior", declaró Filip Valentic, oficial de policía y jefe adjunto en el cruce de Stara Gradiska.

Las verificaciones de todas las personas que cruzan la frontera de Croacia se harán de forma sistemática, cuando entran y salen por la frontera interior, como por la frontera exterior del espacio Schengen. Los nacionales de terceros países son sometidos a controles exhaustivos.