Adama Barrow es reelegido como presidente de Gambia

·1 min de lectura

El actual jefe de Estado de Gambia, Adama Barrow, fue declarado este domingo 5 de diciembre como ganador de las elecciones presidenciales. Así lo confirmó la Comisión Electoral del país, con lo que se espera que gobierne por otros cinco años.

Hasta altas horas de la noche, cientos de personas celebraron en las calles de Banjul este domingo 5 de diciembre, tras el anuncio de la Comisión Electoral de Gambia de los resultados de las elecciones presidenciales.

Los comicios celebrados este fin de semana son los primeros que se organizan en 27 años sin la presencia del expresidente Yahya Jammeh, quien tuvo que exiliarse en Guinea Ecuatorial después de negarse a aceptar la derrota ante Barrow, elegido en 2016.

Durante 22 años, Jammeh gobernó en esta pequeña nación de África occidental de 2,5 millones de habitantes. Su dictadura comenzó tras un golpe de Estado en 1994 y se caracterizó por el asesinato y la tortura de un sinnúmero de opositores políticos.

Hoy, muchos gambianos celebran que el actual mandatario siga en el poder al considerar que representa una victoria para la joven democracia de este país.

Barrow estaba claramente por delante de su principal competidor, Ousainou Darboe, en alrededor de 50 distritos electorales de los 53 que hay. Sin embargo, los oponentes del mandatario anunciaron que impugnarán los resultados y se reservan “todos los medios de acción”.

La oposición se resiste a aceptar la victoria de Barrow

Este sábado, casi un millón de gambianos fueron llamados a las urnas para elegir entre seis candidatos, todos hombres, al siguiente líder de la nación.

Sin embargo, las elecciones fueron anunciadas como un duelo entre Adama Barrow y su oponente, Ousainou Darboe.


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente