Sin acuerdo en la sanidad cántabra que mantiene la huelga indefinida un día más

Miembros del Sindicato Médico. (Photo: EUROPA PRESS)
Miembros del Sindicato Médico. (Photo: EUROPA PRESS)

Miembros del Sindicato Médico. (Photo: EUROPA PRESS)

La reunión celebrada esta tarde entre representantes del Servicio Cántabro de Salud (SCS) y el Sindicato Médico acaba de finalizar sin acuerdo entre las partes, por lo que se mantiene para mañana la convocatoria de huelga de médicos de Atención Primaria, que ha comenzado este lunes.

Según han informado a Europa Press fuentes del sindicato, durante el encuentro ha habido, por parte del SCS, “acercamientos ligeros, sin ninguna concreción, pero al menos han escuchado algo más receptivos” y han quedado en estudiar propuestas.

Las principales discrepancias en las negociaciones siguen siendo la limitación del número de pacientes a 28 al día, que reclaman los convocantes, ampliable a 35 en determinados supuestos, y los médicos de continuidad.

La huelga afrontará por tanto este martes su segundo días consecutivo, tras una primera jornada en que Sanidad y los convocantes han ofrecido cifras muy alejadas sobre el seguimiento, del 19,5 y 70-75%, respectivamente.

Además, el miércoles 9 el sindicato ha convocado una concentración en la sede del Gobierno de Cantabria y una asamblea en el Colegio de Médicos.

Esta mañana unos 200 facultativos han participado en una concentración de protesta a las puertas de la Consejería de Sanidad, y a las cuatro de la tarde ha comenzado la reunión con el SCS.

Sus reivindicaciones

Las principales reivindicaciones del colectivo son que se aumente la seguridad en los centros de salud, ante el aumento de agresiones a sanitarios, y que se apliquen los acuerdos firmados en 2019 sobre el máximo de pacientes diarios a atender.

En materia de seguridad ha habido un avance por las dos partes, con el compromiso de abrir expedientes sancionadores a los agresores y la instalación de cámaras de seguridad en los centros de mayor riesgo.

Sin embargo, la principal discrepancia es la limitación del número de pacientes a 28 al día, que reclaman los convocantes, ampliable a 35 en caso de catástrofes o situaciones de autocobertura, para evitar la “sobrecarga” de trabajo para los médicos y la merma de la calidad asistencial.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR