Sin acuerdo para renovar el Constitucional ante falta de candidatos del sector conservador

Fachada del Tribunal Constitucional. (Photo: Europa Press News via Europa Press via Getty Images)
Fachada del Tribunal Constitucional. (Photo: Europa Press News via Europa Press via Getty Images)

Fachada del Tribunal Constitucional. (Photo: Europa Press News via Europa Press via Getty Images)

Los vocales conservadores del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) no han dado pasos significativos en sus conversaciones con los progresistas para renovar el Tribunal Constitucional (TC), más allá de comprometerse “en los próximos días” a culminar la “indagación de candidatos posibles”, no su elección, y a evaluar la “idoneidad” del aspirante progresista.

Todo ello tras más de dos horas de reunión de la comisión negociadora, la primera desde el pasado 5 de octubre, y cuando se cumple mes y medio del plazo legal para realizar los nombramientos de dos magistrados para el tribunal de garantías.

Fuentes del sector conservador han informado de que los progresistas les han dado cuenta formalmente de que su candidato es José Manuel Bandrés, de quien se han limitado a señalar que “en los próximos días” efectuarán la “evaluación de idoneidad” de este magistrado con 19 años de antigüedad en el Tribunal Supremo.

Pese a que los progresistas ya tienen su candidato, elegido de una lista de nueve magistrados, los conservadores siguen sin poner nombre alguno sobre la mesa.

Y al respecto han manifestado: “En los próximos días culminaremos la indagación de candidatos posibles por nuestra parte”, esto es, la búsqueda, que no la elección de un aspirante.

Así, se han dado de plazo hasta el 16 de noviembre, por lo que no sale adelante la vía de los progresistas que planteaban convocar un pleno extraordinario el 10 de noviembre para culminar el proceso.

Fuentes del bloque conservador han precisado a EFE que su intención pasa por esperar al pleno ordinario del 24 de noviembre para darse margen y tiempo suficiente para buscar candidatos.

Y esto pasa por volver a preguntar a magistrados del Supremo como Pablo Llarena, Antonio del Moral y Julián Sánchez Melgar para tantear si ahora sí ven viable postularse habida cuenta de que “la ruptura de las negociaciones par renovar el CGPJ fija un nuevo escenario”.

Para nombrar a los dos magistrados se precisa un mínimo de 11 votos, lo que requiere el pacto entre conservadores y progresistas, que cuentan con ocho vocales por cada bloque, si bien luego están los moderados Vicente Guilarte y Wenceslao Olea que completan los 18 vocales actuales.

Por otra parte y al margen de esta cuestión, los vocales conservadores han afirmado que valorarían “como muy conveniente un comunicado conjunto reclamando el restablecimiento de las competencias constitucionales del CGPJ mientras no se produzca su renovación”.

Esta petición va en línea con la posición hecha pública este miércoles por el bloque conservador que ven “imprescindible” que el Gobierno “reconsidere” la oportunidad de mantener la vigencia de la ley que impide al Consejo en funciones realizar nombramientos, “vista la magnitud de los perjuicios que está generando para el buen funcionamiento de la Administración de Justicia”, reclamando su “derogación”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR