Acuerdo sobre el Estado de derecho abre la puerta para aprobar presupuesto de UE

·2 min de lectura
La presidente de la comisión europea, Ursula Von Der Leyen (izq), y el presidente del consejo europeo, Charles Michel, en Bruselas, el 29 de octubre de 2020
La presidente de la comisión europea, Ursula Von Der Leyen (izq), y el presidente del consejo europeo, Charles Michel, en Bruselas, el 29 de octubre de 2020

El Parlamento Europeo y los Estados miembros acordaron el jueves vincular el presupuesto de largo plazo en el bloque a un mecanismo que requiere que los países respeten las reglas del Estado de derecho, dijeron funcionarios europeos.

El "acuerdo provisional" anunciado por el Consejo Europeo supera el rotundo rechazo del parlamento, que se había negado a aprobar el presupuesto de la UE de 1,1 billón de euros (1,3 billones de dólares) y otros 750.000 millones de euros (unos 900.000 millones de dólares) para medidas de alivio a la pandemia del coronavirus, a menos que se aplicara tal condición.

Este acuerdo de principio sobre la condicionalidad relativa al respeto del Estado de derecho abre ahora la puerta a negociar los detalles más finos del presupuesto.

Los líderes de la UE acordaron el principio de condicionalidad del Estado de derecho en una cumbre en julio, que definió un paquete de subvenciones y préstamos sin precedentes para rescate económico de la pandemia.

Pero los eurodiputados se quejaron de que la disposición era demasiado vaga para garantizar que los países de la UE que reciben recursos cumplan con las reglas democráticas, algo a lo que se oponen ferozmente Hungría, Polonia y la República Checa.

Instantes después de anunciado el acuerdo de principio, el gobierno húngaro reaccionó enérgicamente y calificó el entendimiento como "un chantaje inaceptable".

"Es inaceptable que a pesar de la pandemia y los serios desafíos a los que se enfrenta la economía europea, el Parlamento insista con su chantaje político e ideológico contra Hungría", apuntó la ministra de Justicia, Judit Varga.

Por su parte, el eurodiputado conservador finlandés Petri Sarvamaa, uno de los negociadores del acuerdo, dijo que el entendimiento "vuelve a poner en ruta al navío europeo, que estaba a la deriva".

Sarvamaa admitió que los países europeos atraviesan "una fase difícil, en que los valores de la UE son amenazados y hasta fragilizados", pero aseguró que se trata de un "acuerdo histórico".

Hungría y Polonia han recibido fuerte críticas de Bruselas por medidas que se considera que erosionan la independencia judicial y socavan las normas sobre migración.

jug-ahg/jz