Activistas del clima ocuparon minas de carbón en Alemania

Por Florian CAZERES
1 / 3
Manifestación frente a la central de carbón Jaenschwalde, en el este de Alemania, el 30 de noviembre de 2019

Activistas por el clima ocuparon minas de carbón este sábado en la cuenca de Lusacia, en el este de Alemania, y luego fueron desalojados por la policía, un nuevo movimiento de "desobediencia civil" que despierta recelos en la región.

El movimiento anticarbón Ende Gelände (literalmente, "terminal" o "fin de la historia"), que organizó los bloqueos, afirmó que unas 4.000 personas participaron en ellos, lo que una portavoz calificó de "verdadero éxito".

Al final, fueron desalojados por la tarde por las fuerzas de seguridad, sin que se registraran incidentes de relevancia.

Los manifestantes, maquillados y vestidos de blanco, bloquearon en un primer momento las vías de la mina de Jänschwalde. Otros entraron en la mina de Welzow Süd.

La operación contó con el apoyo de otros movimientos ecologistas, empezando por Viernes para el Futuro", que celebró su propia protesta frente a una central eléctrica de la región, después de varias manifestaciones en toda Alemania.

Era la segunda vez en el año que Ende Gelände ocupaba una mina de carbón. En junio, el movimiento paralizó durante varios días una mina en Garzweiler, cerca de Colonia, en la región industrial del Rin, en el oeste del país.

Los activistas denuncian el plan climático presentado por el gobierno en septiembre y que está siendo examinado por el parlamento. Este plan, fruto de un difícil acuerdo entre conservadores y socialdemócratas, prevé una salida del carbón de aquí a 2038.

"Me comprometí por el clima en mi escuela pero eso no eran más que debates. Aquí, puedo detener completamente el carbón", explicó a la AFP "Lumml", un joven de 24 años que, como tantos otros, declinó dar su verdadero nombre.

Las minas están situadas en la cuenca de Lusacia, una región minera del estado de Brandeburgo, que extrae cada año más de 20 millones de toneladas de lignito, un carbón que emite gran cantidad de gases de efecto invernadero.

Asimismo, un grupo de manifestantes también intervino en otra mina, la de Vereinigtes Schleenhain, en la misma región, aunque de forma breve, según la página web del yacimiento.

La industria minera emplea a miles de personas en las ciudades y pueblos de los alrededores y es crucial para la economía de esta región situada en la antigua Alemania del Este.

La fuerte presencia de la extrema derecha en la región hizo temer disturbios, después de que el viernes se organizara una concentración, apoyada por el partido de ultraderecha AfD, para denunciar el bloqueo.