Activistas climáticos arrojan pintura a cuatro edificios de Londres: la sede del MI5 o el Banco de Inglaterra

Activistas de la organización ecologista Just Stop Oil cubrieron este lunes cuatro edificios seleccionados del centro de Londres con llamativa pintura naranja, en otro acto de protesta para exigir al Gobierno británico que paralice las nuevas licencias de petróleo y gas.

Sobre las 7.30 GMT de esta mañana, seis activistas de la citada plataforma esparcieron la pintura utilizando extintores de fuego sobre la sede del ministerio británico de Interior -Home Office-, la sede de los servicios secretos MI5, el Banco de Inglaterra y la sede del grupo mediático News Corp, situada en el Puente de Londres.

Según explicó hoy un portavoz de Just Stop Oil, esos edificios fueron escogidos a propósito pues “representan los pilares que apoyan y mantienen el poder de la economía del combustible fósil: Gobierno, seguridad, finanzas y medios de comunicación”.

“No estamos dispuestos a esperar y mirar mientras todo lo que amamos se destruye, las personas vulnerables pasan hambre y las empresas de combustibles fósiles y los ricos se benefician de nuestra miseria”, indicó la fuente.

El mismo portavoz agregó que “la era del combustible fósil debería haberse terminado hace tiempo, pero los siniestros tentáculos de los intereses del combustible fósil continúan corrompiendo nuestras políticas, Gobierno y medios de comunicación, tal y como llevan haciendo décadas”.

”¿Cómo, si no, se explican un Gobierno que ignora políticas sensatas como las (de las energías) renovables, el aislamiento y el transporte público, que recortarían nuestras facturas energéticas y nuestras emisiones de carbono, en favor de programas corruptos para perforar gas y petróleo a costa de los contribuyentes?”, agregó.

Este último incidente protagonizado por los activistas de Just Stop The Oil sigue a cuatro semanas de “continua resistencia civil” por simpatizantes de la plataforma, que se han saldado con 637 detenciones policiales y con 6 activistas actualmente encarcelados.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR