¿Sigue activa la euroorden de detención contra el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont?

·4 min de lectura

El expresidente del Gobierno de Cataluña Carles Puigdemont fue detenido el jueves por la noche en la isla italiana de Cerdeña.

Considerado fugitivo por la Justicia española por su papel en la declaración de independencia unilateral de Cataluña de 2017, ahora la pregunta es qué decisión tomarán las autoridades italianas sobre su destino.

Indultos, pero no para Puigdemont

Mientras que Puigdemont residía en Bélgica desde hace cuatro años, nueve personas, entre ellos altos cargos de su antiguo gabinete de Gobierno, fueron encarceladas y posteriormente indultadas por su participación en el intento de secesión.

El Gobierno español descartó entonces una amnistía general para unas 3.000 personas con causas judiciales pendientes relacionadas con el referéndum de 2017, lo que también incluiría a los políticos que huyeron de España como Puigdemont.

Ahora la pelota está en campo italiano. El expresidente catalán se encuentra en manos de la justicia del país transalpino, que deberá determinar si lo extradita o no a España.

Contactado por AFP, su abogado Gonzalo Boye dijo que Puigdemont había pasado la noche en la cárcel de Sassari, donde un juez debe escucharlo y estudiar si existe una euroorden activa contra el expresidente y si este tiene o no inmunidad.

¿Euroorden, inmunidad parlamentaria o nada?

España emitió una orden de arresto europea, o euroorden, contra Puigdemont en noviembre de 2017. Se trata de un instrumento lanzado como respuesta europea a los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. Por lo tanto, en un primer momento sólo se concibió para luchar contra los delitos de terrorismo y, a continuación, se amplió gradualmente para abarcar otros con el fin de incluir una lista de 32 delitos penales.

La euroorden se puede pronunciar si la persona buscada es acusada (aún no declarada culpable) de un delito para el que está previsto al menos un año de prisión. En caso de condena, debe prever una pena mínima de al menos 4 años de prisión.

La justicia española sigue reclamando a Puigdemont acusado de delitos de sedición y malversación de fondos públicos.

"La detención del señor Puigdemont corresponde a un procedimiento judicial en curso que se aplica a cualquier ciudadano de la UE que tiene que responder de sus actos ante los tribunales", dijo el Gobierno de España en un comunicado, añadiendo que el líder independentista debe "someterse a la acción de la justicia como cualquier otro ciudadano".

En marzo de 2018, Carles Puigdemont fue detenido por primera vez a petición de España en Alemania. Pero fue liberado unos días más tarde después de que los tribunales alemanes retiraran el cargo de rebelión que se le imputaba en España, porque no existía un equivalente en la legislación alemana, y que desde entonces se ha recalificado como sedición.

Eurodiputado desde 2019, el independentista gozó durante un tiempo de inmunidad parlamentaria, pero el Parlamento Europeo la levantó el 9 de marzo por amplia mayoría, medida que fue confirmada el 30 de julio por el Tribunal de la Unión Europea.

Pero la decisión del Parlamento Europeo ha sido recurrida y se espera que el Tribunal de la UE se pronuncie definitivamente sobre el fondo del asunto "en una fecha posterior".

Este es el argumento que defiende el abogado de Puigdemont, Gonzalo Boye, que considera que la decisión del Parlamento está "suspendida" y que su cliente debe seguir gozando de su inmunidad.

El bufete de abogados madrileño Guzmán & Cubero explica en un hilo de Twitter que el Tribunal Supremo reclamará su entrega a España, ya que la euroorden sigue vigente y que, a diferencia de lo sucedido después de su arresto en Alemania en 2018, desde Italia sería más factible la extradición de Puigdemont a España, puesto que los delitos que se le imputan son similares en ambos países.

No obstante, en una entrevista con Euronews, el exportavoz de Juezas y jueces para la Democracia, Ignacio González de Vega precisa el importante matiz de que Puigdemont haya sido europarlamentario: "es verdad que se le levantó la inmunidad, pero el problema se complica desde le momento en que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea tiene algo que decir sobre si esa euroorden estaba o no suspendida".

La chispa para nuevas tensiones

El destino de Puigdemont pone en riesgo que estalle una nueva crisis entre Madrid y los independentistas en un momento de relativa distensión.

El Gobierno de Sánchez indultó en junio a los nueve líderes independentistas que fueron detenidos en 2017 y condenados a prisión en 2019 tras un juicio histórico en el que Puigdemont fue el principal ausente.

Y su Gobierno reanudó el 15 de septiembre las negociaciones con el gobierno regional separatista para encontrar una salida a la crisis separatista en Cataluña.

La detención de Puigdemont ha vuelto a reavivar las críticas del secesionismo catalán a Madrid y los llamados a la acción.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente