Así actúan los ladrones de casas en Cataluña

Pol Pareja
Dos ladrones escalando por la fachada de un domicilio de Matadepera, el pasado enero.

A las 21:02 h aparece un primer mensaje en el canal de Telegram: “Intento de robo en la Calle Mas Sellers. Un niño los ha sorprendido y han marchado. Se ha llamado a la policía y 30 minutos después aún no ha llegado nadie”.

A las 21:04 h otro mensaje: “Robo en la calle de la Tartrana esta tarde”.

A las 21:34 h, uno más: “Robo esta tarde en Can Solà del Racó sobre las 20:30 h. Se han llevado joyas”.

Es el resumen de la actividad en poco menos de 30 minutos, el pasado 13 de enero, en el canal de mensajería al que están suscritos 935 vecinos de Matadapera (Barcelona), un municipio de poco más de 9.000 personas. Un canal en el que los ciudadanos van compartiendo regularmente información de robos, persecuciones policiales y fotografías de domicilios desvalijados por los ladrones de casas.

“No sabemos por qué, pero 2018 ha sido un año muy malo”, reconoce Lisard Hidalgo,  subinspector de los Mossos d’Esquadra y jefe de la unidad central de robos con fuerza. Según datos del Ministerio del Interior (que agrupa la información de Mossos, Policía Local y los cuerpos estatales) los robos a domicilios y establecimientos aumentaron un 10,5% el año pasado. De media, cada día se producen unos 70 robos en domicilios catalanes.

En Matadepera, sin embargo, consideran que el aumento ha sido mucho mayor. En este adinerado municipio -54.114 euros de renta per cápita media, la segunda localidad más rica de España- los vecinos se han pasado el invierno organizando vigilancias en la calle, haciendo reuniones y protestando ante el Ayuntamiento. Sólo en esta pequeña localidad hubo 110 robos en domicilios en 2018.

“La psicosis es increíble”, explicaba hace unas semanas Marta Carreras, una vecina del municipio. “No soy una persona miedosa y algunas noches me he quedado paralizada de miedo”.

Carreras se refiere al canal de Telegram. La coordinación vecinal ha puesto en contacto a todos los vecinos para responder y denunciar a personas sospechosas...

Sigue leyendo en El HuffPost