Qué ha acordado España con Rumanía y por qué es más importante de lo que crees

Nicolae Ciuca, primer ministro rumano, y Pedro Sánchez, presidente español, en la cumbre Hispano-Rumana celebrada en Castellón.
Nicolae Ciuca, primer ministro rumano, y Pedro Sánchez, presidente español, en la cumbre Hispano-Rumana celebrada en Castellón.

Nicolae Ciuca, primer ministro rumano, y Pedro Sánchez, presidente español, en la cumbre Hispano-Rumana celebrada en Castellón.

En una semana frenética a nivel político una rara avis se ha colado en las agendas de los ministros y del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que esta semana ha afrontado un ‘cara a cara’ con el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, y la votación de los Presupuestos este jueves en el Congreso.

Ese evento insospechado es la cumbre Hispano-Rumana que se ha celebrado en Castellón y a la que han acudido, además del presidente, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y los ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares; Defensa, Margarita Robles; Agricultura, Luis Planas; Política Territorial, Isabel Rodríguez; y Sanidad, Carolina Darias.

El Auditorio y Palacio de Congresos de Castelló ha sido el escenario de esta primera cumbre en la que Sánchez y el primer ministro rumano, Nicolae Ciuca, han escenificado las relaciones bilaterales entre ambos países.

Ahí, los representantes de ambos países han firmado los distintos acuerdos bilaterales que van desde el empleo a la nacionalidad, pasando por pactos en materia de cultura y lengua.

Acuerdos fundamentales para un sector de la población residente en España que supone la comunidad extranjera más numerosa, residente principalmente en Madrid y la Comunidad Valenciana, concretamente en Castellón. Por este motivo, se eligió esta ciudad para celebrar la cumbre.

Estos son algunos de los aspectos más importantes que se han firmado:

La doble nacionalidad

España y Rumanía han acordado establecer un grupo de trabajo “con objeto de analizar soluciones para la doble nacionalidad de los miembros de la comunidad rumana en España”.

Esto permitiría, según informa Europa Press, facilitar la nacionalidad de los 1,1 millones de rumanos que residen en territorio español.

Sánchez ha agradecido la contribución a la prosperidad y el desarrollo de España que hace la comunidad rumana, muchos de ellos ya segunda y tercera generación, subrayando que para ellos será de “gran relevancia” la decisión de crear “un grupo de trabajo para estudiar la posibilidad de llegar a adquirir la nacionalidad española sin tener que renunciar a la rumana”.

No obstante, el presidente del Gobierno no ha querido dar plazos para que esta decisión se materialice, esgrimiendo que la decisión ya es en sí misma “un mensaje político extraordinario” toda vez que España solo tiene acuerdos de doble nacionalidad con Portugal y desde hace apenas un año con Francia, al margen de varios países iberoamericanos.

Así pues, ha subrayado que “si se produce y cuando se produzca, que se producirá, será el tercer país en Europa con el que tenemos este tipo de alianzas y reconocimiento”. En este sentido, ha apostado por dejar que los ministerios de Exteriores e Interior trabajen y “a partir de ahí procederemos”. Con todo, se ha mostrado convencido de que será “algo positivo para los dos países”.

Proteger los derechos laborales de los trabajadores

En uno de los encuentros paralelos de la cumbre, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha firmado con su homólogo rumano Marius-Constantin Budai, un memorando para fortalecer los instrumentos bilaterales de cooperación en las áreas de la Inspección de Trabajo y de las políticas de empleo que impulsa a través del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

La alianza en materia sociolaboral también se trasladará a la hora de coordinar de manera conjunta asuntos de interés bilateral en el Consejo de Ministros de la Unión Europea para el Empleo y Política Social, así como en otros foros de la Comisión Europea.

En opinión de Díaz, las personas trabajadoras de ambos países agradecen que ambos países coordinen posiciones en los debates que se están llevando a cabo en Bruselas.

La vicepresidenta ha analizado con el ministro de Trabajo y Solidaridad Social rumano las prioridades que impulsará la presidencia española de la Unión Europea durante 2023 y ha solicitado el apoyo de Rumanía para conseguir una directiva sobre el trabajo en las plataformas digitales que proteja sin subterfugios la presunción de laboralidad de esas personas trabajadoras, así como su derecho a la información algorítmica y el control de la Inspección de Trabajo.

Enseñanza de la lengua y cultura rumana

En el acuerdo se recoge también un “impulso” y “renovación del marco jurídico de las secciones bilingües hispano-rumanas en los liceos de Rumanía”, así como el “refuerzo del Programa de enseñanza de lengua, cultura y civilización rumanas en los centros educativos españoles”.

De esta manera, indica el documento, “España y Rumanía reconocen el papel de la educación, el aprendizaje de lenguas y la formación profesional como elementos primordiales en sus relaciones bilaterales” y ratifican “su compromiso de mantener y mejorar su cooperación en el terreno de la educación y la formación profesional en marcos bilaterales y multilaterales”.

Cooperación militar con Rumanía y Ucrania

Rumanía es país fronterizo de Ucrania y por su territorio han pasado unos dos millones de ucranianos en su huida del conflicto, si bien solo unos 90.000 han permanecido.

Por su parte, España, que ha acogido hasta la fecha a más de 150.000 ucranianos, está comprometida a proteger a Rumanía frente la eventual amenaza rusa, de ahí el que esté previsto el despliegue en la base aérea de Fetesi de ocho F18M y 130 militares del Ala 15 que desarrollarán misiones de Policía Aérea y de entrenamiento entre diciembre y marzo próximos.

TE PUEDE INTERESAR