Se publica el mayor estudio sobre la aceptación popular de una vacuna del Covid-19 y los resultados son preocupantes

Javier Peláez
·4 min de lectura
Se publican los resultados del mayor estudio sobre aceptación popular de una posible vacuna contra la Covid19
Se publican los resultados del mayor estudio sobre aceptación popular de una posible vacuna contra la Covid19

La pandemia de Covid19 se ha convertido en un gigantesco desafío a nuestras capacidades científicas y tecnológicas. Miles de científicos, cientos de instituciones y centros de investigación, incontables compañías biotecnológicas y farmacéuticas llevan trabajando a toda máquina desde hace meses para acelerar el desarrollo de una vacuna, segura y eficaz, frente a los efectos del coronavirus. Oxford-AstraZeneca, Moderna, Biontech-Pfizer, Zydus, UreVac, CanSinoBio, Sputnik V, Johnson&Johnson, VaxArt, InmunityBio, Novartis… el listado de candidatas supera ya las dos centenas, quince vacunas en Fase 2, once candidatas en Fase 3, e incluso contamos ya con seis proyectos aprobados para uso limitado. Un enorme esfuerzo a nivel mundial que podría ser insuficiente o incluso inútil si la aceptación popular de la vacuna no obtiene unos porcentajes aceptables.

Analicemos brevemente dónde nos encontramos y qué podría suponer esta situación: Contabilizamos ya más de 40 millones de contagiados con más de 1.200.000 muertes en todo el mundo, la segunda ola de esta pandemia ni siquiera ha llegado al pico y se espera que la evolución mundial empeore en los próximos meses, la ansiada inmunidad de grupo no se ha conseguido (ni siquiera en países como Suecia que apostaron todo para conseguirla) y, para finalizar, los resultados del estudio SOLIDARITY apuntan a que los tratamientos que actualmente utilizamos no son demasiado eficaces… la opción más viable que nos queda es desarrollar una vacuna. Ahora imaginen que lo conseguimos, pero que la población no la acepta.

Esta posibilidad, cada vez más real, se ha convertido en una incómoda pesadilla para las autoridades sanitarias que, durante este verano, han realizado el mayor estudio global para comprobar la aceptación popular a una futura vacuna en diferentes lugares del mundo y determinar qué factores pueden influir en esos porcentajes de aprobación. Para ello un equipo multinacional, compuesto por investigadores de diversas Universidades (New York, Washington, Boston, Barcelona o Londres), realizó “un estudio de la posible aceptación de una vacuna COVID-19 en 13.426 individuos seleccionados al azar en 19 países, la mayoría de los cuales han sufrido un alto número de contagios de coronavirus”. El estudio se publicó ayer en Nature Medicine y sus conclusiones son bastante inquietantes…

Resultados del estudio, tabla realizada a partir de los datos publicados por Lazarus, Jeffrey V., et al.
Resultados del estudio, tabla realizada a partir de los datos publicados por Lazarus, Jeffrey V., et al.

La pregunta principal era simple y directa: ¿Aceptaría usted una vacuna “probada, segura y eficaz”? El 71,5% de los participantes aceptaría (probable o muy probablemente) esa vacuna, un porcentaje que varía sustancialmente dependiendo del país donde se pregunte.

La mayor tasa de aceptación se dio en China, donde casi el 90% de los encuestados estarían dispuestos a vacunarse, mientras que la menor aceptación se presenta en Rusia, donde solo un 55% aceptaría la vacuna. En España un 74,4% de los participantes afirmaron estar dispuestos a aceptar la vacuna, mientras que un 12,3% aún se encuentra indeciso o no ha tomado una decisión, y finalmente un 13.3% se muestra en desacuerdo o incluso se opone.

El estudio muestra algunos resultados ciertamente preocupantes, como por ejemplo los rangos de edad que se muestran más reacios a la vacuna. Según el estudio, las personas adultas y mayores (de 40 años en adelante) tenían más probabilidades de aceptar la vacuna que los participantes de 18 a 24 años. Sabiendo que los jóvenes son quienes más están propagando la enfermedad, este dato debería hacer pensar a los responsables para realizar un esfuerzo en concienciar a este sector de la población.

Otro punto importante que tendrá consecuencias sobre la futura vacuna es la confianza de cada sociedad hacia su propio gobierno. En los países donde la población desconfía de su gobierno, la desconfianza también se extiende hacia la vacuna, mientras que los países donde la aceptación supera el 80% suelen ser naciones asiáticas con una fuerte confianza en los gobiernos centrales (China, Corea del Sur y Singapur).

El nivel de educación también tiene una interesante influencia en el estudio. Los niveles más altos de educación se asociaron positivamente con la aceptación de la vacuna, y cuanto más bajo es el nivel de educación más fuerte es la oposición. En este aspecto, las conclusiones del estudio recomiendan que “las futuras estrategias de comunicación de vacunas deberán considerar el nivel de alfabetización sanitaria, científica y general en las subpoblaciones, identificar fuentes de información locales confiables e ir más allá de simplemente decir que las vacunas son seguras y eficaces”. Además, los investigadores recalcan la importancia de fomentar la educación científica abordando las preocupaciones o conceptos erróneos específicos de la comunidad, los mitos y noticias falsas y las diferentes creencias religiosas o filosóficas que puedan suponer un impedimento en la aceptación de las futuras vacunas.

Más historias sobre Covid19 en Yahoo que te interesarán:

Referencias científicas y más información:

Lazarus, Jeffrey V., et al. “A Global Survey of Potential Acceptance of a COVID-19 Vaccine”. Nature Medicine, octubre de 2020, Nature.com DOI:10.1038/s41591-020-1124-9.