Un acelerador de partículas ensayará en Granada una nueva manera de generar energía nuclear limpia

Dos científicos trabajan en un reactor de fusión nuclear.
Dos científicos trabajan en un reactor de fusión nuclear.

Dos científicos trabajan en un reactor de fusión nuclear.

España albergará una de las patas del proyecto científico estratégico para Europa. La Instalación Internacional de Materiales de Fusión con Fuente de Neutrones orientada a la Demostración (IFMIF DONES, por sus siglas en inglés) se trata de una infraestructura científica que contribuirá al desarrollo de los materiales que utilizarán los futuros reactores de fusión de energía nuclear.

Este modelo de energía se caracteriza por ser limpia, masiva e inagotable, y será imprescindible para responder a la demanda energética de la segunda mitad del siglo, según detalla Newtral.

La construcción se iniciará en los próximos meses, y cuenta con una financiación en su primer tramo de 700 millones de euros. Se estima que a ese fondo se vayan añadiendo entre 50 y 60 millones de euros anuales hasta 2033, un proceso que generará alrededor de 54.219 puestos de trabajo en total.

El IFMIF DONES será una infraestructura clave para avanzar en la construcción del primer reactor de fusión comercial que podrá volcar la energía que genere a la red eléctrica. Los primeros avances en este sentido se dan actualmente en la ciudad de Cadarache (Francia), donde se levanta el primer reactor experimental de este tipo y en cuyo desarrollo participan China, India, Japón, Corea del Sur, Rusia, Estados Unidos y los socios de la Unión Europea.

La meta de este proyecto, que lleva por nombre ITER (Reactor Termonuclear Experimental Internacional, por sus siglas en inglés), es emular el proceso de generación energética que realiza el Sol en la Tierra. En declaraciones a Newtral, el coordinador de la oficina técnica de IFMIF-DONES, José Aguilar, lo define como “el proyecto científico en marcha más importante de la humanidad”.

El proceso solar de generación energética se basa en la unión de dos núcleos atómicos ligeros, normalmente dos isótopos de hidrógeno, para que se fusionen en uno más pesado. Este proceso libera cantidades ingentes de energía. Sin embargo, aún no existen materiales que puedan soportar las temperaturas que se producen en ese proceso. El acelerador de partículas IFMIF DONES tratará de desentrañar, precisamente, ese aspecto.

Cuando se consiga, los beneficios serán múltiples. El proceso de fusión es completamente limpio, no genera CO2, es inagotable y tiene unos parámetros de seguridad infalibles, según los científicos, ya que es mucho más controlable que la energía nuclear de fisión. Una opción sin igual frente a los combustibles fósiles, contaminantes y finitos.

Más información