Acciones de Petrobras se derrumban por temor a injerencia de Bolsonaro

·4 min de lectura
Un tablero electrónico muestra el gráfico del índice en la Bolsa de Sao Paulo (B3) en Sao Paulo, Brasil, el 22 de febrero de 2021

Las acciones de Petrobras se derrumbaron este lunes después de que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, designara a un general para presidir la petrolera estatal, desatando temores en los mercados ante una mayor injerencia del gobierno en la economía.

Las acciones ordinarias y preferenciales de esta firma estatal de capital abierto perdieron más del 20% al cierre de la Bolsa de Sao Paulo -la mayor plaza bursátil de América Latina-, donde a su vez el índice Ibovespa retrocedió un 4,87% en relación al viernes.

La petrolera además perdió 100.600 millones de reales (18.400 millones de dólares) de su valor en el mercado, en tanto el real brasileño cedió 1,26% ante el dólar.

El viernes, los papeles de Petrobras ya habían perdido 7% de valor después de que Bolsonaro, que llegó al poder prometiendo un programa económico liberal y varias privatizaciones, anunciara que habría "cambios" en la empresa y criticara cuatro incrementos sucesivos en el precio de los combustibles.

Tras el cierre de la sesión bursátil del viernes, el mandatario designó a un general de reserva del Ejército, Joaquim Silva e Luna, para sustituir al frente de la compañía al actual presidente, Roberto Castello Branco, nombrado hace dos años por el ministro de Economía, el liberal Paulo Guedes, una figura clave para los mercados.

Esa decisión, que debe ser confirmada por el consejo de administración de Petrobras (cuya próxima reunión es este martes), desató temores de que el mandatario intervenga en la política de precios de la compañía.

"Bolsonaro da señales de que va a intervenir (...). Sabemos que en el pasado, en el gobierno de Dilma Rousseff (2011-2016), se hizo eso y generó grandes pérdidas para la compañía, porque puso precios por debajo del precio de mercado", declaró a la AFP el economista Alex Agostini, de Austin Rating.

Petrobras aumentó cuatro veces el precio de los combustibles en lo que va de 2021, con un alza acumulada de 34,78%, lo cual irritó a los camioneros, que amenazaron con ir a una huelga.

- "¿El petróleo es nuestro?" -

Bolsonaro ganó las elecciones en 2018 con un fuerte respaldo del sector empresarial, seducido por las promesas reformistas de Guedes.

Pero el líder ultraderechista, un excapitán del Ejército, parece cada vez más inclinado a cortarle las alas a Guedes, mientras prepara su camino para la reelección en 2022.

"¿El petróleo de Brasil es nuestro o de un pequeño grupo?", preguntó el lunes el mandatario a seguidores frente a su residencia oficial.

"Hay cosas que precisan ser explicadas (en Petrobras). Exijo transparencia a todos mis subordinados. Petrobras no es diferente", agregó el mandatario, que, no obstante, aseguró que "nadie va a interferir en la política de precios de Petrobras".

Pero los analistas y los mercados no parecen muy convencidos.

Los anuncios de Bolsonaro "aumentan el clima de aversión al riesgo entre los inversores internacionales en Brasil y el compromiso del actual equipo económico liderado por Paulo Guedes con la agenda liberal", señala en un comunicado la consultora económica Necton.

"Muestra un abandono por parte de Bolsonaro de esa agenda liberal que, en realidad, nunca entró en vigor, y muestra que Guedes está extremadamente debilitado, lo que causa más preocupación con lo que puede venir a partir de ahora", declaró Agostini.

"Parece un ensayo para su salida", agregó.

- El "liberalismo" económico en discusión -

El mandatario volvió a la carga durante el fin de semana: anunció más cambios en la petrolera estatal en los próximos días y dijo que "meterá el dedo en la energía eléctrica, que es otro problema".

Esta última declaración motivó que las acciones de Eletrobras, de cuya privatización se habla en Brasil desde hace tiempo, se desplomaran hasta más de 7% tras el inicio de la jornada, pero al cierre se equilibraron en -0,69%.

En un editorial, el diario Folha de Sao Paulo calificó la injerencia de Bolsonaro como una "reacción demagógica" para satisfacer a los camioneros.

En mayo de 2018, durante el gobierno del conservador Michel Temer, los camioneros paralizaron el país durante varios días por el alza de precios de los combustibles, entre otras reivindicaciones.

Ese aumento fue debido a que, tras la llegada de Temer al poder, los precios de los combustibles pasaron a ser fijados por la compañía según las variaciones del mercado.

Para Miriam Leitao, columnista del influyente diario O Globo, el hecho de "atacar la gobernabilidad de Petrobras para controlar los precios no satisfará a nadie, ni siquiera a los camioneros".

"Jair Bolsonaro se ha convertido en enemigo del liberalismo económico", añadió.

jm-val/mel/dga