Abuelos 2.0: China forma a sus mayores en temas digitales

Helen ROXBURGH con QIAN Ye
·3 min de lectura

En esta época de nuevas tecnologías, todos los chinos están pegados a su teléfono celular. ¿Todos? No, muchas personas mayores no saben utilizar internet, por eso el Estado imparte ahora clases para ponerse al día en materia digital.

Con 70 años, Li Changming acaba de comprarse un teléfono. Para saber utilizarlo, participa en una formación organizada por las autoridades de su barrio de Chengdu, una metrópolis del suroeste de China.

"Todavía no entiendo todas las funciones, pero tengo ganas de saberlo", explica a la AFP. "Nunca es demasiado tarde para aprender".

Delante de él, un profesor le enseña como cerrar una aplicación. Para ello, se adapta a sus alumnos de pelo canoso. "Es como si hubiera demasiadas cosas en la habitación: hay que hacer limpieza", dice.

Saber utilizar un celular se ha vuelto vital en China, donde el comercio electrónico está ganando terreno (24,3% del total, en el tercer trimestre) y el dinero en efectivo está en vía de extinción.

De ahí el interés de las autoridades para que el conjunto de la población se familiarice con el comercio el línea.

Las aplicaciones de pago de los gigantes WeChat y Alibaba están en todos los comercios, incluso en los más pequeños. Y en los mercados, es normal pagar una lechuga escaneando el código QR del vendedor.

- Una cuestión de supervivencia -

"No se puede vivir sin móvil", resume Meng Li, una mujer sexagenaria de Chengdu que ha seguido la formación y acaba de realizar su primera compra en línea.

Entre los objetivos de las autoridades también está impulsar el consumo e incitar a las personas mayor a comprar.

En China, en 2025 habrá 300 millones de personas jubiladas, prácticamente la población de Estados Unidos, y su poder adquisitivo representará más de 750.000 millones de dólares, según Daxue Consulting.

Aunque actualmente un 98% de las zonas rurales está conectada a la 4G, casi un tercio de la población no tiene acceso a internet... es decir 460 millones de habitantes.

Por ello el gobierno instó en noviembre a "reforzar las competencias de las personas mayores" en el sector digital, mediante estas formaciones.

- La pandemia -

El nuevo coronavirus, que golpeó al gigante asiático a principios de año, puso de manifiesto la urgencia de conectar más a la gente.

Cuando la población de Wuhan (centro), donde se detectó el virus a finales de año, quedó confinada durante semanas, los residentes que podían encargar sus compras a distancia tenían muchos menos problemas para abastecerse.

Más de 36 millones de personas se conectaron por primera vez a internet entre marzo y junio.

Desde la epidemia, en China, sólo para circular se necesita tener ciertos conocimientos tecnológicos: muchos lugares públicos y transportes exigen que se muestre una aplicación que evalúa los riesgos epidemiológicos de cada persona en función de los contactos que ha tenido.

En Chengdu, Li Changming está preparado para encarar el siglo XXI. Tras su clase, ha ido al mercado. Ha sacado sus gafas y su celular y ha comprado con él unos pimientos, ingrediente indispensable de la cocina de Sichuan.

Entusiasmado, dice que ahora utilizará el sistema de navegación para ir a ciertos lugares, e incluso pondrá puntos a los restaurantes donde vaya.

"Me queda mucho para aprender", admite, sin embargo. "Saber tomar fotos con mi móvil será mi objetivo de los próximos 10 años".

bur-rox/bar/ehl/ahe/es/zm