Así era Abu Walid al-Sahraoui, objetivo número uno de Francia en el Sahel

·4 min de lectura

Adnan Abu Walid al-Sahraoui, el jefe del grupo yihadista Estado Islámico en el Gran Sahara, quien había perpetrado varios ataques letales en Mali, Níger y en Burkina Faso, fue “neutralizado” en el transcurso del mes de agosto por el Ejército francés. Retrato de quien fuera designado por Francia como el “enemigo prioritario” en el Sahel.

Las fuerzas francesas mataron a Adnan Abu Walid al-Sahraoui, una figura histórica de la yihad en el Sahel y cuya eliminación fue calificada por el presidente Emmanuel Macron de “logro mayor” para Francia.

La ministra de las Fuerzas Armadas, Florence Parly, precisó este jueves 16 de septiembre durante una conferencia de prensa, que Adnan Abu Walid al-Sahraoui “sucumbió tras sus heridas, provocadas por un ataque de las fuerzas Barkhane en agosto del 2021”.

Designado como “enemigo prioritario” en el Sahel, luego de la cumbre de Pau en enero del 2020, Walid al-Sahraoui era el jefe de la rama de la organización Estado islámico en el Sahel (OEIS), después de haber jurado lealtad al grupo terrorista Estado islámico (EI) en 2015.

Su muerte llega "después de 18 meses de esfuerzos constantes contra esta organización que es la expresión de Daesh en el Sahel", confesó Florence Parly.

“Un veterano de la yihad”

Adnan Abou Walid al-Sahraoui, cuyo nombre figuraba en el programa Reward for Justice del Departamento de Estado de EE. UU., era considerado como el principal responsable de la mayoría de los ataques que fueron regulares y sangrientos apuntando militares, pero también civiles en la zona de las tres fronteras, a caballo sobre el Mali, Níger, y el Burkina Faso.

“Estimamos que la OEIS es responsable de la muerte de dos mil a tres mil civiles”, indicó la ministra de las Fuerzas Armadas francesas.

Identificado en Marruecos como Lahbib Abdi Said, este ciudadano marroquí nació aproximadamente en los años 70 en el Sahara occidental. De hecho, militó un tiempo en el seno del Frente Polisario, el movimiento independentista saharaui.

Adnan Abu Walid al-Sahraoui, por su perfil militar, "es un veterano de la yihad”, explicó a France 24 Wassim Nasr, especialista de los movimientos yihadistas. “Era muy discreto y tenía una gran experiencia de la guerrilla y de la clandestinidad que le permitía gozar de una cierta aura y de un ascendiente sobre sus hombres”.

El experto añadió que “después de su paso por el Frente Polisario, se unió muy rápidamente a las filas de los yihadistas en el Sahel, primero aliándose con el Mujao, que hace parte de una alianza con Al-Qaeda en el Magreb islámico, antes de juntarse con Al-Mourabitoun, entonces dirigida por Mokhtar Belmokhtar, para luego convertirse en el portavoz de la organización”.

“Emir autoritario y autócrata”

Este emir “autoritario y autócrata”, según los términos de Florence Parly, decide entonces ir libre desde 2015. “Él decide en el transcurso del mes de octubre de este año, aprovechando su rango de portavoz, prestar lealtad en nombre de Al-Mourabitoun al EI”, indica Wassim Nasr. “Un desafío hacia Mokhtar Belmokhtar, quien estará entonces obligado a desmentir él mismo esta acción de lealtad”.

En octubre del 2016, un año después, el EI reconoce públicamente la fidelidad de Adnan Abu Walid al-Sahraoui, situándolo de facto como el líder de su grupo yihadista. “Después tocó esperar hasta 2019 para que el EI, que desconfiaba en él por sus nexos pasados con Al-Qaeda, empezara a reivindicar operaciones cometidas por Al-Mourabitoun; cuando la última hazaña de armas sucedió en octubre del 2017 con el ataque que mató a cuatro soldados americanos de las Fuerzas Especiales y cuatro nigerianos en una emboscada en Tongo Tongo, en el suroriente de Níger”.

A finales de 2019, la OEIS había llevado una serie de ataques masivos en contra de bases militares en Mali y Níger, dejando decenas de muertos en las filas de los ejércitos locales.

El 9 de agosto del 2020, en Níger, el jefe de la OEIS había, según Florence Parly, ordenado el asesinato de seis trabajadores humanitarios franceses con su guía y chofer nigeriano. Este ataque contra jóvenes voluntarios en una misión humanitaria conmovió a Francia y a Níger.

Su "neutralización", según los mismos términos del Estado Mayor francés, es un revés para la OEIS y el EI, que intensificó su poder en la región gracias a Adnan Abu Walid al-Sahraoui, estima Wassim Nasr. “Esta eliminación operada por un ataque de dron, se inscribe en una serie de capturas y liquidaciones de varios líderes de la OEIS por el Ejército francés y sus aliados en los últimos meses”.

Este artículo fue adaptado de su original en francés

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente