El abstencionismo marca las elecciones legislativas en Hong Kong

·3 min de lectura

Más de 4,5 millones de hongkoneses fueron llamados a votar este domingo 19 de diciembre en unos comicios para renovar el Consejo Legislativo. Sin embargo, el nuevo sistema electoral impuesto por China dejó por fuera del Parlamento a la oposición prodemocrática.

El panorama político en Hong Kong se atiene a las decisiones de Beijing sobre la ciudad financiera.

Este domingo, más de 4,5 millones de hongkoneses fueron llamados a las urnas para participar en las elecciones legislativas. Un total de 153 candidatos se presentaron, en su mayoría a favor del nuevo sistema electoral impuesto por el Gobierno de Beijing, así como moderados y aspirantes individuales.

Los grandes ausentes en estos comicios, en los que se compite ya no por 70 sino 90 escaños en el Consejo Legislativo, fueron los candidatos prodemocráticos.

Según el diario South China Morning Post, a las 21:30 hora local, la tasa de participación era del 29,3 por ciento, inferior al 52,6 por ciento de las elecciones en 2016 a la misma hora.

Al abstencionismo se suma una sensación de apatía generalizada en la población como resultado de que la oposición prodemocrática no tendrá escaños en el Parlamento, algo insólito desde que Hong Kong pasó de soberanía británica a china en 1997. Muchos opositores fueron detenidos, forzados al exilio o decidieron no presentarse. En mayo, por ejemplo, el joven activista Joshua Wong fue condenado a 10 meses de cárcel por participar en una vigilia no autorizada con motivo de la represión de la plaza de Tiananmen en 1989.

La ley de seguridad que coartó las libertades en Hong Kong

Las elecciones transcurrieron este domingo sin incidentes y bajo la mirada de más de 10.000 agentes que fueron desplegados en Hong Kong.

Esta es la primera elección que se lleva a cabo en el centro financiero bajo la ley de seguridad nacional impuesta por China y que entró en vigor en junio de 2020.

Mientras que los críticos aseguran que la ley se ha utilizado para frenar las libertades fundamentales de expresión y para encarcelar a activistas a favor de la democracia, las autoridades chinas y de Hong Kong dicen que, al contrario, ha restaurado la estabilidad en la ciudad.

Según el artículo 68 de la Ley Fundamental de Hong Kong (una especie de pequeña Constitución), el sufragio universal es establecido para la legislatura como un “objetivo final”.

Sin embargo, con la nueva ley electoral impuesta por Beijing, apenas 20 de los 90 escaños legislativos son elegidos directamente; 40 son elegidos por un Comité Electoral pro-China y los 30 restantes por grupos de intereses que históricamente se inclinan hacia Beijing. La mayoría de candidatos escogidos son los llamados “solo patriotas”.

El gobierno chino defiende esto asegurando que los cambios a la ley electoral tapan las “lagunas y deficiencias” que amenazaban la seguridad nacional después de las protestas masivas de 2019.

“La seguridad nacional y la seguridad política son inseparables. Para lograr una seguridad nacional genuina, el gobierno debe estar firmemente en manos de los patriotas”, dijo la líder de Hong Kong, Carrie Lam, en un discurso en el mes de abril.

Con Reuters, EFE y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente