Abrigo y paraguas: este jueves llegan las primeras heladas del otoño

Una mujer durante una jornada de lluvia el 20 de octubre en Madrid.
Una mujer durante una jornada de lluvia el 20 de octubre en Madrid.

Una mujer durante una jornada de lluvia el 20 de octubre en Madrid.

Después del mes de octubre más cálido desde 1961, la llegada mañana de un frente frío a la Península dejará lluvias en el oeste y norte peninsular, además de fuertes vientos, temporal marítimo en el Cantábrico y un descenso de las temperaturas. Llegarán también las primeras heladas de este otoño en zonas de montaña, en la meseta y en páramos de la zona centro.

El avance del frente frío -de oeste a este- dejará este jueves precipitaciones fuertes en Galicia, además de en otros puntos, sobre todo de la zona centro y Baleares, ha avanzado Rubén Del Campo, portavoz de Aemet, quien señala que, por el contrario, es poco probable que los próximos día llueva en Andalucía y en el sureste peninsular.

El meteorólogo José Miguel Viñas, ha detallado a través de su espacio en eltiempo.com, cómo será el tiempo de las próximas horas, en las que no faltarán, aparte de las heladas y las lluvias, las nevadas en zonas de montaña.

Las temperaturas bajarán en casi todo el país, salvo en el área mediterránea, y aparecerá la nieve en las montañas, en una cota que irá desde unos 2.500 metros al principio hasta situarse en unos 1.300 o 1.500 metros al final del día en las montañas del centro y norte de la península.

Además, se prevé temporal marítimo en el Cantábrico con olas entre los cuatro y cinco metros de altura y vientos fríos que soplarán intensos en la mitad norte y Baleares, incrementando la sensación desapacible; así, en capitales de provincia como León, Burgos o Soria las nocturnas oscilarán entre 2 y 4 grados y por el día no alcanzarán los 15 grados.

El viernes aún soplarán los vientos del noroeste con intensidad en el norte de la península y Baleares y las lluvias podrán ser abundantes en el Cantábrico Oriental, norte de Navarra y Pirineos, con nieve en esta cordillera por encima de unos 1.300 metros y temporal marítimo en el Cantábrico con olas de hasta 6 metros.

En el resto del país, se esperan cielos despejados, y durante la jornada, y una vez que el frente haya completado su paso por la península, se irán imponiendo las altas presiones sobre España, situación que tendrá continuidad en los días siguientes, de manera que “el fin de semana, el tiempo será en general estable”.

Para el sábado y el domingo, solo lloverá en Galicia, Comunidades Cantábricas y Pirineos y con temperaturas que comenzarán a subir y a continuar durante la próxima semana, para regresar a valores claramente por encima de lo normal.

Del Campo ha resaltado que “las madrugadas del viernes y el sábado serán frías y se producirán heladas nocturnas en zonas de montaña y también en puntos de la meseta”: Segovia, León, Burgos, Palencia, Zamora, Teruel y Soria son las capitales candidatas para recibir las primeras heladas este otoño.

Durante el fin de semana se superarán los 20 grados en el centro, sur, área mediterránea y Baleares, también en puntos del Cantábrico y para el domingo, el ambiente será más cálido en las horas centrales del día en toda la península, salvo en puntos del noroeste, donde la niebla puede ser persistente.

Para el portavoz, las temperaturas máximas se situarán entre cinco y diez grados por encima de lo normal en la mitad sur peninsular, mientras que las lluvias quedarán acotadas al noroeste de la península, lo que favorecerá que el ambiente cálido para la época persista, al menos, los primeros días de la próxima semana.

Más información