El aborto en Estados Unidos, historia del derecho revocado por la Corte Suprema

Casi 50 años después de que se legalizara este derecho tras el histórico caso de 'Roe vs Wade' en 1973, la Corte Suprema de Estados Unidos decidió tumbarlo en una decisión muy controversial e histórica. La legalización del aborto en ese año supuso la llegada de un cambio en la seguridad y salud de decenas de miles de mujeres en esta nación norteamericana, pero la presión ejercida durante décadas por colectivos antiaborto para revocar este derecho ha surtido efecto.

Es una decisión tan histórica como controversial. La supresión del derecho al aborto en Estados Unidos el pasado 24 de junio supone un cambio sin precedentes en la historia de este país. Una cuestión que ha levantado las alarmas de numerosos colectivos sociales y feministas ante lo que parece una regresión de derechos básicos y que ha aumentado la polémica en torno a la Corte Suprema de es nación, que en la actualidad tiene un marcado carácter conservador.

Para comprender mejor una decisión de este calibre es fundamental ahondar en la historia de cómo se logro el derecho al aborto en Estados Unidos y cómo desde ese momento se movilizaron numerosos colectivos contrarios a ello para intentar tumbarlo.

Un derecho obtenido tras décadas de lucha

Al igual que en la mayoría del planeta, el aborto estuvo prohibido en Estados Unidos durante décadas por cuestiones religiosas y morales, aunque se practicaba clandestinamente bajo pésimas condiciones. Sin embargo, no se puede hablar de la lucha por un aborto libre hasta la llegada del siglo XX y, concretamente, los años 50 y 60 de ese siglo.

Para esa época, numerosos colectivos feministas y defensores de los derechos humanos comenzaron a organizarse para que el aborto empezara a ser libre. Una opción que garantizaba la salud y seguridad de las mujeres.

Estos movimientos siempre encontraron una fuerte oposición de la Iglesia católica y protestante y de las instituciones más conservadoras. Pero en la década de 1960, casos como el Sherri Finkbine, una mujer que se vio obligada a viajar a Suecia para abortar porque el feto presentaba malformaciones o el de Gerri Santoro, que falleció tras practicarse un aborto ilegal en malas condiciones, levantaron conciencias en una parte de la sociedad, que empezó a movilizarse en favor de este derecho.

El caso 'Roe vs Wade' como punto fundamental

Algunos estados comenzaron a levantar restricciones de forma parcial al aborto, y solo unos pocos de forma total. Hasta que en 1971 llegó el caso de ‘Roe contra Wade’. En él, Norma McCorvey, una madre joven de Texas que no pudo abortar su tercer embarazo por las estrictas leyes de su estado presentó una demanda contra el fiscal del distrito local Henry Wade.

McCorvey se presentó al tribunal del Distrito Norte de Texas bajo el seudónimo de “Jane Roe” y el fallo le dio la razón. Tras ello, el estado de Texas apeló a la Corte Suprema, que volvió a resolver la controversia en favor de McCorvey en 1973 con 7 votos a favor y 2 en contra.

La sentencia fue histórica porque legislaba que el aborto no podía ser prohibido durante el primer trimestre de embarazo, ya que eso atentaba contra el derecho a la intimidad de la mujer, algo que permitía abortar en ese espacio sin que los estados intervinieran. El Alto Tribunal catalogó el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo como “fundamental” y esto hizo que las leyes a nivel federal cambiaran.

La importancia de este caso fue fundamental. Antes del 'Roe vs Wade', en 30 de los 50 estados que forman Estados Unidos el aborto era completamente ilegal. En otros 16 estaba condicionado a determinados casos como violaciones o peligro de muerte para la madre o el feto. Y solo en 4, se podía ejercer libremente. La sentencia revirtió por completo esta situación.

Los colectivos antiaborto comenzaron a movilizarse

Pero esto no significó el final de la polémica. Los colectivos antiaborto siguieron manifestándose en contra de este derecho y luchando para volver a ilegalizarlo.

Detrás de esta lucha había sectores ultrarreligiosos y también miembros del Partido Republicano, que empezaron a politizar esta causa, haciendo de ella un tema controversial. Un ejemplo es el expresidente Ronald Reagan, que ganó en 1980 las elecciones presidenciales con la promesa de revertir el 'Roe vs Wade'.

La lucha antiaborto fue tomando fuerza durante los años siguientes e incluso logró establecer algunas restricciones. En 1992, lograron eliminar la garantía del primer trimestre para abortar. Y en 1996 y 1997, el Congreso, de mayoría republicana para ese entonces, estuvo cerca de prohibir los abortos de extracción intacta del feto.

Bill Clinton logró vetar esa decisión durante su presidencia, aunque en 2003, el expresidente George W. Bush logró aprobar y ratificar una ley que restringía este tipo de abortos, ya que los sectores más conservadores lo consideran un parto parcial.

La llegada de Donald Trump al poder y su influencia en la Corte Suprema

Durante los años siguientes los estados más conservadores fueron aplicando restricciones sucesivas al aborto, aunque sin llegar a ilegalizarlo.

Una situación que se aceleró con la llega al poder de Donald Trump. El exmandatario se mostró como un firme opositor del aborto y durante su mandato tuvo la potestad de nombrar a tres jueces nuevos en la Corte Suprema, magistrados de un carácter ultraconservador que han sido fundamentales para que este 24 de junio el Alto Tribunal estadounidense decidiera tumbar la histórica sentencia de ‘Roe vs Wade’.

La decisión de aplicar el derecho al aborto está ahora en los estados, algunos ya comenzaron a aplicar restricciones y se estima que unos 26 podrían ilegalizarlo. Una situación que afectará a decenas de miles de mujeres y que es una reversión de derechos sin precedentes para esta nación.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente