Abolida la pena de muerte en Guinea Ecuatorial

·2 min de lectura
 Teodoro Obiang en una imagen reciente. (Photo: Anadolu Agency via Getty Images)
Teodoro Obiang en una imagen reciente. (Photo: Anadolu Agency via Getty Images)

Teodoro Obiang en una imagen reciente. (Photo: Anadolu Agency via Getty Images)

El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, ha firmado este lunes la derogación de la pena de muerte, un paso que el vicepresidente e hijo del mandatario, Teodorín, ha calificado de “histórico” para el país.

“Histórico y memorable para nuestro país en la gestión del respeto de los Derechos Humanos. Lo escribo con letras mayúsculas para sellar este momento único: “GUINEA ECUATORIAL HA ABOLIDO LA PENA DE MUERTE”, afirmó el vicepresidente en su cuenta de la red social Twitter.

Obiang Mangue, cuyo mensaje fue retuiteado por el gubernamental Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE), publicó varias páginas de la ley del nuevo Código Penal firmada en Malabo el pasado 17 de agosto por su padre y presidente, Teodoro Obiang.

La medida llevaba en el cajón desde 2014, cuando el país entró en la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP) y se comprometió a suprimir la pena de muerte, así como a terminar con las torturas y las detenciones extrajudiciales por parte de “los órganos del Estado”.

La nueva ley 4/2022, dentro del Código Penal, que fue anunciada dos meses antes de las elecciones locales, legislativas y presidenciales, entrará en vigor 90 días después de su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

Su Artículo 26 especifica que “En la aplicación de las penas, queda totalmente abolida la pena de muerte en la República de Guinea Ecuatorial”.

El Parlamento Nacional de Guinea Ecuatorial aprobó el primer Código Penal el pasado 17 de agosto, poniendo fin así a la normativa española de 1963 que se venía utilizando en el país, según recogió el diario ‘Real Equatorial Guinea’.

Según informó entonces Amnistía Internacional, las últimas ejecuciones registradas en Guinea Ecuatorial “se llevaron a cabo en enero de 2014, cuando nueve personas declaradas culpables de asesinato fueron ejecutadas unos días antes del establecimiento de una moratoria temporal sobre la aplicación de la pena de muerte”.

Desde su independencia de España en 1968, Guinea Ecuatorial está considerada por las organizaciones pro derechos humanos uno de los países más corruptos y represivos del mundo.

Teodoro Obiang, de 80 años, gobierna el país con mano de hierro desde 1979, cuando derrocó a su tío Francisco Macías en un golpe de Estado, y es el presidente que más tiempo lleva en el poder en el mundo.

Portugal se opuso inicialmente a la adhesión de Guinea Ecuatorial al CPLP por no hablar portugués ― el Gobierno aprobó en 2010 la declaración de este idioma como el tercero oficial del país― y por ser un “régimen dictatorial” donde pervivía la “pena de muerte y la violación de los Derechos Humanos”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...