Abdo Benítez cumple un año de Gobierno en plena crisis tras el pacto con Brasil

1 / 3
El presidente Mario Abdo Benítez (2d), el vicepresidente Hugo Velázquez (3d) y el Gabinete de Ministros participan en la izada de la bandera de Paraguay este jueves en el Palacio de Gobierno en Asunción (Paraguay). EFE/Martín Crespo

Asunción, 15 ago (EFE).- El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, cumplió este jueves su primer año al frente del Gobierno, con actos de bajo perfil y sin celebraciones en medio de una crisis política surgida a raíz de un acta de compra de energía con Brasil que estuvo a punto de derivar en un juicio político.

Abdo Benítez, del conservador Parido Colorado, acudió al Palacio de Gobierno para participar junto a su Gabinete ministerial en la izada de bandera a las 7.00 hora local (11.00 GMT) en los jardines del edificio y con ello celebrar el primer año de Gobierno.

Tras la entonación del himno, el mandatario volvió a ingresar a los salones del Palacio para recibir a sus ministros y otros colaboradores del Gobierno que acudieron a festejar esta fecha, que coincide con el 482 aniversario de la fundación de la ciudad de Asunción por Juan de Salazar.

A lo largo de la mañana, su equipo fue abandonando el Palacio, incluido el vicepresidente Hugo Velázquez, para quien la oposición también pide el juicio político por su implicación en la firma de ese documento con Brasil de compra de energía a la represa compartida de Itaipú, y que según los partidos opositores resulta perjudicial para el país.

Velázquez declinó hacer valoraciones sobre este cuestionado y criticado primer año de Gobierno.

En este primer aniversario también se esperaban cambios ministeriales, ya que el propio Abdo Benítez había prometido que el día 15 de agosto realizaría cambios en su Gabinete.

Sin embargo, los acontecimientos de las últimas semanas le obligaron a hacer movimientos en el Ejecutivo antes de esa fecha, como la salida del ya excanciller Luis Alberto Castiglioni o la de la titular de la Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero o Bienes (Seprelad), María Epifania González, ambos salpicados por el acta con Brasil.

A eso se sumaron modificaciones en el Consejo de Administración de Itaipú, cambios que, hasta el momento, el mandatario considera suficientes.

De hecho, Abdo Benítez fue cuestionado por los medios por nuevos nombres en su Gobierno cuando volvió a salir al exterior del Palacio para ver pasar la procesión de la Virgen de la Asunción.

Con cierta sorna, el mandatario respondió que ya había hecho ocho cambios en los últimos días y evitó pronunciarse sobre si seguiría ese camino en el futuro, a pesar de los cuestionamientos que pesan sobre la gestión de algunos de sus ministros.

El presidente paraguayo reconoció esta semana en un acto con manifestantes de su formación, el Partido Colorado, que las últimas semanas, cuando se vio amenazado por el juicio político, fueron "los días más difíciles" de su vida y pidió que se trate cuanto antes en el Congreso ese pedido.

La oposición presentó a comienzos de agosto ante la Mesa de Entrada del Congreso el libelo acusatorio para iniciar el juicio político, aunque por el momento carece de votos suficientes para sacarlo adelante.