Abbas defenderá en la ONU la creación de un estado palestino

Por Philippe RATER
PEl presidente palestino Mahmud Abbas lee unas notas mientras preside una reunión del Comité Ejecutivo de la Organización de Liberación de Palestina (OLP), en la sede de la Autoridad Palestina, en la ciudad cisjordana de Ramallah, el 3 de febrero de 2018

El presidente palestino Mahmud Abbas pronunciará el martes una rara alocución ante el Consejo de Seguridad de la ONU para llamar a un reconocimiento de Palestina como estado integrante de la ONU y rechazar una mediación única de Estados Unidos en el proceso de paz.

Su "cara a cara" con la embajadora estadounidense Nikki Haley será "interesante", afirmaron diplomáticos.

A fines de enero, Haley había acusado a Abbas de falta de valentía. "No vamos a correr tras autoridades palestinas que no tienen lo que se debe tener para llegar a la paz", dijo.

"Para obtener resultados históricos, tenemos necesidad de dirigentes valientes", agregó.

El presidente palestino, que intervino ante el Consejo de Seguridad en 2008 y 2009, "debería expresarse (el martes) de modo combativo pero moderado", estimaron diplomáticos.

Hará mención "sin duda" a su deseo de reconocimiento de Palestina por la ONU, pero debería sobre todo reclamar "una acción colectiva del Consejo de Seguridad".

Según autoridades palestinas, Abbas llamará a negociaciones con Israel fuera de la égida exclusiva de Estados Unidos. también denunciará nuevamente la decisión de Washington de reconocer unilateralmente a Jerusalén como capital de Israel.

"Podríamos aceptar diferentes formatos" para estas negociaciones, afirmó Nasser al-Qudwa, uno de los representantes palestinos.

"Podrían, por ejemplo, tener lugar bajo la égida del llamado Grupo de los P5 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad: Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Gran Bretaña), o bien del P5+1 (los mismos, más Alemania), o un 'Cuarteto ampliado', o en el marco de una conferencia internacional de paz", detalló.

Palestina es desde 2012 un "estado observador no miembro" de la ONU, lo que le permite integrar agencias de la organización internacional y sumarse a la Corte Penal Internacional, pero no es integrante pleno de Naciones Unidas, a pesar de haber sido reconocida por más de 130 países.

Abbas se niega a mantener contactos directos con la administración de Donald Trump desde el reconocimiento de Jerusalén como capital israelí, a fines de 2017, una decisión que desacreditó a Estados Unidos como mediador en el proceso de paz en Medio Oriente a ojos de los palestinos.