Seis heridos en Nueva Zelanda en un ataque inspirado por el Estado Islámico

·3 min de lectura

Un hombre afín ideológicamente al grupo yihadista Estado Islámico apuñaló e hirió a seis personas este viernes en un supermercado de Auckland, antes de ser abatido por la policía.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, se declaró "devastada" por el hecho de que este hombre hubiera podido perpetrar este ataque pese a estar en una lista antiterrorista y ser objeto de vigilancia policial permanente.

El hombre, un ciudadano de Sri Lanka que llegó a Nueva Zelanda en 2011, ingresó al supermercado, se apoderó de un cuchillo en un mostrador y apuñaló a seis personas. Tres de ellas se encuentran en estado grave.

La policía que le vigilaba disparó y lo mató solamente un minuto después de iniciada la agresión.

"Lo ocurrido hoy es algo horrible y despreciable", declaró Ardern. Sobre las motivaciones del agresor, dijo que obedecían a "una violenta ideología inspirada en el grupo Estado Islámico".

"Pero el ataque ha sido cometido por un individuo, no por una religión, una cultura o etnia. Solo él carga con la responsabilidad de sus actos", dijo.

- Un agresor solitario -

Ardern dijo que no podía revelar la identidad del agresor dado que una decisión judicial anterior prohíbe la difusión de informaciones sobre él.

La responsable precisó, no obstante, que el hombre estuvo detenido, pero fue liberado porque no había motivos legales para mantenerlo bajo custodia.

Según la prensa local, el agresor, de 32 años, fue investigado por querer preparar un ataque con arma blanca, pero estos temores no constituyen un crimen, según había recordado el juez en su momento.

El agresor sí había sido condenado a 12 meses de libertad vigilada por poseer propaganda de apoyo al Estado Islámico. Ardern explicó que no había razones legales para que el hombre estuviera encarcelado.

La responsable recordó que una nueva ley antiterrorista ha sido preparada para colmar estos vacíos legales, pero aún no ha sido examinada por el Parlamento.

"El hecho de que él estuviera libre entre la población demuestra que no hemos aplicado la ley como debiéramos", reconoció la jefa de gobierno.

Ardern no reveló cuántos sospechosos de terrorismo están en este mismo caso y son vigilados en el país, pero aseguró que son "muy pocos".

El comisario de la policía local Andrew Coster dijo que las autoridades estiman que el hombre actuó en solitario.

También reconoció que habrá que preguntarse cómo pudo realizar su ataque prácticamente en presencia de los agentes que le vigilaban, aunque defendió su actuación.

"Estoy satisfecho. Basándome en la información que tengo, el equipo presente no solo hizo lo que se espera en semejante situación sino que dio muestras de una gran valentía", declaró Coster.

"La realidad es que cuando se vigila a alguien 24 horas sobre 24, los siete días de la semana, no es posible estar justo a su lado todo el tiempo", agregó.

El hecho revivió en Nueva Zelanda los recuerdos del ataque de Christchurch en marzo de 2019, cuando un supremacista blanco mató a tiros a 51 musulmanes e hirió a otros 40.

ns/arb/jah/me/mas-bl/eg

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente