A qué juega Juan Carlos I

Javier Portillo
·Redactor de Política de 'El HuffPost'
·1 min de lectura
Juan Carlos I ante la mirada de su hijo, el rey Felipe VI, en una imagen de archivo. (Photo: GETTY)
Juan Carlos I ante la mirada de su hijo, el rey Felipe VI, en una imagen de archivo. (Photo: GETTY)

La última regularización fiscal de Juan Carlos I genera más preguntas que respuestas. El rey emérito ha alegado un incremento injustificado de patrimonio para presentar a la Hacienda de todos los españoles los casi 4,4 millones de euros que ha eludido pagar. Pero, según analiza a este diario el exdirector de la Agencia Tributaria Ignacio Ruiz-Jarabo, se trata de “una contradicción absoluta”.

Para entender el porqué de tal incoherencia, Ruiz-Jarabo recuerda que el contribuyente siempre conoce el origen de su patrimonio: “No puede decir incremento injustificado, porque se conoce de dónde ha venido”. La cuestión, según el exresponsable de Hacienda, es cómo justificaría el rey, si no, esos ingresos en la declaración.

Una regularización es una declaración de Hacienda, ni más ni menos. “Los ingresos son rendimiento de trabajo o de actividad profesional y claro, Juan Carlos I no ha podido tener rendimientos de actividad profesional o del trabajo porque la pregunta que nos haríamos todos sería: ¿Y qué trabajo ha desarrollado para esa fundación? Entonces, parece que les habría dado vergüenza ponerlo así y lo han metido en un epígrafe, el de incremento injustificado, que es absurdo porque el contribuyente sabe de dónde le ha llegado el dinero”.

Lo cierto es que lo que ha hecho Juan Carlos I “es habitual en aquellos que son conscientes de que no han pagado en su momento lo que tenían que pagar”, según el exdirector de la Agencia Tributaria, quien tiene claro que detrás de ese movimiento del exjefe del Estado está el objetivo de “librarse de una condena por delito fiscal”. El revuelo que ha provocado la regularización ha sido tal, que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha salido al paso...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.