Dos años a oscuras: la realidad de 4.000 vecinos de Madrid

En Cañada Real Galiana, a unos 14 kilómetros del centro de Madrid, la capital de España, más de 4.000 personas, de las que 1.800 son menores, viven sin electricidad desde hace dos años. Ni la pandemia de Covid-19 ni la peor nevada en décadas hicieron que las autoridades cumplieran con el compromiso alcanzado en 2017 de mantener los servicios básicos mientras se encuentra una solución para este barrio, construido de manera ilegal en los años 70.

El 2 de octubre de 2020, en plena pandemia de Covid-19, la electricidad dejó de ser constante en dos de los seis sectores que conforman la Cañada Real Galiana. Una zona de Madrid, la capital de España, en la que viven unas 8.000 personas, de las que más de un tercio son menores.

La empresa proveedora de electricidad Naturgy decidió ese día instalar limitadores de potencia. Su razón: un supuesto elevado consumo que el Gobierno de Madrid liga a plantaciones ilegales de marihuana. Estos limitadores hacen que sea prácticamente imposible mantener un suministro adecuado para más de 4.000 personas de los sectores 5 y 6 de este barrio de Madrid.

Ni siquiera una necesidad tan básica como es guardar la comida en la nevera es posible para estos vecinos. Gladys Zambrana Terrazas tiene que ir a la carnicería del barrio de al lado y pedirle que le guarde los alimentos en sus refrigeradores para que no se estropeen. Ella, junto con sus cuatro hijos y esposo, viven en el sector 5 de Cañada, en una casa que compraron hace 10 años.

Décadas reclamando contratos y contadores para legalizar su situación

Cortes de luz como manera de presionar a los vecinos

Un barrio marcado por el estigma


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
Muerte de un barrendero en Madrid: precariedad laboral bajo 40°C
Madrid contra el odio y la discriminación, así transcurrió la marcha del orgullo
Miles de policías marcharon en Madrid en contra de cambios en la “Ley Mordaza”