Tras años incomunicados, el presidente palestino se reunió con el ministro de Defensa israelí

·3 min de lectura

El ministro israelí Benny Gantz y el presidente palestino Mahmud Abbas se reunieron en Cisjordania, el primer encuentro de alto nivel de ambas partes en más de una década. El acercamiento genera reacciones divididas. Mientras unos lo ven como un primer paso para la reconstrucción de la relación, el movimiento islamista Hamás lo rechazó contundentemente.

Un intento de cambio de dirección en las relaciones entre Israel y Palestina. Así fue visto el encuentro entre Benny Gantz, ministro de Defensa israelí, y Mahmud Abbas, el presidente palestino. La reunión se dio de manera presencial en Cisjordania el domingo 29 de agosto por la noche, según dieron a conocer funcionarios diplomáticos.

Aunque aún se sabe públicamente poco sobre los puntos tratados en el encuentro, ambas partes ofrecieron unas cortas declaraciones. Por la parte israelí, a través de un comunicado de la oficina del ministro de Defensa, Gantz le mostró a Abbas nuevas medidas para fortalecer la economía palestina. También trascendió que se discutieron cuestiones de “seguridad” y acordaron “continuar en contacto”.

Por parte de los Territorios Palestinos, el ministro de Asuntos Civiles, Husein Al Sheij, afirmó a través de un tweet que en la reunión se “discutieron todos los aspectos de las relaciones palestino-israelíes”.

Además, desde el anonimato, un funcionario palestino le dijo a AP, que discutieron los pasos para mejorar la atmósfera. Entre estos estarían las demandas palestinas de detener las operaciones militares israelíes en Cisjordania, lo que permitiría la unificación de familias dentro de Israel y la entrada de más trabajadores palestinos.

Asimismo lo hizo una fuente cercana al primer ministro israelí, Naftali Bennett, para EFE, quien afirmó que "la reunión Gantz-Abás fue aprobada por adelantado por el primer ministro. Esta es una reunión que trató sobre cuestiones de seguridad con la Autoridad Palestina. No hay un proceso diplomático con los palestinos ni lo habrá".

El encuentro se dio dos días después de que el presidente estadounidense Joe Biden y Bennett mantuvieran un diálogo en la Casa Blanca. A pesar de que el primer ministro sigue una línea dura y se opone a la independencia palestina, ha dicho que apoya la construcción de la economía palestina.

La reunión también ha sido catalogada como la más significativa y de mayor nivel entre ambas partes desde que se detuvieron las conversaciones de paz en 2014. Esta se da en un momento en que el nuevo Gobierno israelí está conformado por una coalición de diversas posturas sobre la cuestión palestina.

Reacciones divididas a la reunión Abbas - Gantz

El movimiento islamista Hamás condenó la reunión. “Reuniones como esta representan la continuación de la ilusión del liderazgo de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) sobre la posibilidad de obtener algo para el pueblo palestino a través del fallido camino de la negociación", afirmó en un comunicado Hazem Qasem, portavoz del grupo.

Para la organización, "este comportamiento profundiza la división política palestina y complica la situación palestina en su conjunto". Finalmente, Qasem agregó que reuniones como la de Abbas y Gantz "animan a algunos en la región que quieren normalizar relaciones con la ocupación (Israel) y debilitan la posición palestina".

Sin embargo, otros vieron el encuentro como un primer paso para la reconstrucción de las relaciones entre las dos partes. Yossi Beilin, que fue negociador en el proceso de paz de los años noventa, le dijo a EFE que: “No puedo dejar de destacar la importancia de una reunión como esta. El hecho de que se haya producido es más importante que lo que se haya hablado en ella”. También afirmó que confía en que sea el inicio de futuras reuniones.

¿La era Biden afecta la relación Israel-Palestina?

Con el cambio de Administración en Estados Unidos, también se han visto modificaciones en la perspectiva de la relación entre Palestina e Israel.

Biden defiende las medidas provisionales para el fomento de la confianza entre ambas partes. Una visión muy diferente a la de su antecesor, Donald Trump, que respaldó la línea dura del ex primer ministro israelí Benjamin Netanyahu frente a Palestina.

Trump tomó medidas como el traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, territorio disputado entre ambas partes.

Con AP, Reuters y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente