Un año de pandemia en Israel con dos elecciones y una vacunación que cambió el panorama

Claire GOUNON con Danielle CHESLOW en Holon
·3 min de lectura

El 2 de marzo de 2020, en los primeros días de la pandemia de covid-19, Hadas votaba rodeada de "extraterrestres" con trajes espaciales, en un circuito electoral especial para los primeros israelíes puestos bajo cuarentena. Un año más tarde, esta joven abogada votó como una ciudadana corriente y vacunada.

Cuando la AFP se encontró con Hadas Vinograd-Haber, en marzo de 2020, retornaba de Italia, por entonces el epicentro europeo de la pandemia de coronavirus, y las autoridades israelíes le habían negado poder salir durante 14 días.

Única extravagancia autorizada fuera de casa entonces: ir a votar.

En el estacionamiento de un polígono industrial en Jerusalén, donde habitualmente se realizan exámenes de permiso para conducir motocicletas, comentaba a la AFP su preocupación al ver reunidas en un lugar tantas personas que podrían estar contagiadas.

Los potenciales enfermos eran recibidos por policías y miembros de la Comisión electoral enfundados en monos blancos enteros, quienes los instaban a mantener la distancia, en medio de una atmósfera de fin del mundo.

"Era el comienzo de la pandemia, todos estaban confundido", recuerda un año más tarde, cuando Israel retorna a las urnas para las cuartas elecciones legislativas en menos de dos años.

"La gente se comportaba como si estuviera loca, parada a metros de distancia respecto al resto (...) Parecían extraterrestres", agrega. "Como si se tratara del fin del mundo, como si de cualquier manera fuera inútil votar puesto que no habría mañana".

Ahora, fue convocada a su colegio electoral tradicional, una escuela del centro de Jerusalén, donde vive. Y solamente su mascarilla celeste cruzándole el rostro delata la persistencia de la pandemia.

- Dos dosis, un voto -

El 2 de marzo de 2020, sólo habían detectado doce casos de contagio en Israel. Hoy un año y tres semanas después, el balance del ministerio de Salud constata más de 828.200 personas infectadas, y casi 6.100 muertes, desde el comienzo de la pandemia.

En el punto culminante álgido de esta crisis sanitaria las autoridades detectaron casi 10.000 nuevos casos cotidianos.

Pero, el lunes contabilizaron solamente 942 contagios, fruto de una rápida y masiva campaña de vacunación en la que ya la mitad de la población recibió dos dosis, porcentaje que entre los mayores de 70 años sube al 90%.

"Las vacunas han cambiado el panorama", indicó Vinograd-Haber, de 27 años, quien ya recibió sus dos dosis. "Fue perfecto, la tuvimos a tiempo y muchos pudieron vacunarse".

El primer ministro saliente, Benjamin Netanyhau, que juega su sobrevivencia política en la consulta de este martes, lanzó la campaña de vacunación en diciembre y confía en ésta como estrategia para continuar en el cargo.

"La gente no cree que la crisis del coronavirus quedó atrás (...), piensa que el gobierno está gestionándola bien", afirma Adi Geva, vicepresidente del Instituto de sondeos Migdam.

Unos 700 circuitos electorales especiales se instalaron en todo el país para personas bajo cuarentena, o que probablemente hayan estado en contacto con contagiados o regresasen del exterior, y por supuesto para infectadas.

Pero "casi no hay nadie", destaca Omer Shefer, funcionario en un colegio electoral ubicado un estacionamiento en Holon, al sur de Tel Aviv. "Creo que los habían previsto con uno o dos meses de antelación, sin saber que la tasa de infectados descendería".

Con la campaña de vacunación, la tasa de contagio cayó de 9% en enero a 1,6% esta semana, de acuerdo al ministerio de Salud.

"Nuestra situación es muy buena (...) comparándola con otros países", indicó Hadas, quien evita decir por quién votó este martes, y sólo dijo que se mantuvo fiel a sus decisiones anteriores.

cgo-dac/gl/feb/age/mb