Expertos alertan de la velocidad excesiva en un año atípico en las carreteras

Agencia EFE
·3 min de lectura

Madrid, 7 ene (EFE).- Expertos en seguridad vial valoran el descenso en el número de accidentes y víctimas mortales en carretera en 2020, pero destacan que los datos no son comparables con balances anteriores y alertan también de los riesgos de la velocidad excesiva en un año atípico marcado por la crisis sanitaria del coronavirus.

Según el balance provisional sobre la siniestralidad vial en 2020, presentado este jueves el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el director general de Tráfico, Pere Navarro, 2020 ha finalizado con 870 muertos en carretera, un 21 % menos que en 2019, lo que ha supuesto que, por primera vez en 60 años, haya menos de 1.000 víctimas anuales.

El director de prevención y seguridad vial de la Fundación Mapfre, Jesús Monclús, ha explicado en declaraciones a Efe que se ha cumplido un buen número de objetivos de la estrategia española de seguridad vial 2011-2020, pero, con respecto al año que acaba, ha recordado que resulta muy difícil distinguir entre los efectos de la pandemia y los atribuibles a la mejora en el sistema general de seguridad vial.

A pesar de la reducción del número de fallecidos, ha destacado que se han observado fenómenos muy preocupantes a lo largo de la pandemia, como un aumento de excesos de velocidad en los meses con menor tráfico en las carreteras y de los porcentajes de conductores que dan positivo en controles de drogas.

A su juicio, España es en estos momentos un país referente por haber reducido en un 80 % su siniestralidad mortal en las últimas décadas, pero debe redoblar sus esfuerzos para no quedarse atrás. El año 2021 va a ser sin duda una año clave para la próxima década, ha concluido.

El presidente de la Asociación DIA de Víctimas de accidentes, Francisco Canes, ha señalado también que éste ha sido un año atípico, en el que es difícil comparar los datos de otros años ante el descenso de los desplazamientos por carretera.

Sin embargo, ha asegurado que "están muy contentos" por la reducción de accidentes, heridos graves y muertos.

"Ha habido una reducción del tráfico y en paralelo de la siniestralidad", aunque no se puede decir "que vayamos por buen camino, ni bueno ni malo, porque este año es un paréntesis en lo que es la situación normal de tráfico", ha añadido.

El asesor de PONS Seguridad Vial, Ramón Ledesma, ha incidido en varios factores a tener en cuenta durante el pasado año y ha alertado también de que la reducción del tráfico ha provocado que los conductores tiendan a incrementar su velocidad, "con todo lo que ello conlleva".

Según ha apuntado, los elementos psicológicos derivados de la crisis sanitaria, como el estrés, también están afectando a la conducción, motivo que explicaría parcialmente por qué la siniestralidad ha bajado menos que la movilidad durante la pandemia.

Por último, la directora de la Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal (AESLEME), Mar Cogollos, se ha mostrado impactada ante la elevada cifra de fallecidos en vía interurbana por no usar el cinturón de seguridad, que representa un 26% del total víctimas.

Además, ha alertado del peligro de atropello que supone salir del coche para colocar los triángulos y ha celebrado que a partir de este año el uso de luces de emergencia sustituya a este elemento.

(c) Agencia EFE