9 reflexiones que han dejado las elecciones en Francia

Javier Taeño

Francia ha decidido y el centrista Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen se disputarán la presidencia en la segunda vuelta de las elecciones francesas que se va a celebrar el 7 de mayo. Finalmente las encuestas acertaron y los dos candidatos más votados fueron los previsibles, aunque el conservador Fillon y el líder comunista Mélenchon se quedaron muy cerca.

Emmanuel Macron y Marine Le Pen (AFP).

– Un pequeño fracaso para Marine Le Pen: Hubo varios sondeos que predijeron que el Frente Nacional iba a ser el partido más votado en primera vuelta, algo que finalmente no ha terminado ocurriendo. Le Pen se ha quedado con el 21,4% de los votos frente al 23,8% de Macron, que ahora se convierte en el gran favorito para la segunda vuelta.

– El derrumbe de los partidos tradicionales: La debacle de los conservadores y los socialistas supone un punto de inflexión para estas dos formaciones. Los Republicanos han conseguido salvar un poco los muebles (19,9%), pero el hecho de quedarse fuera de la segunda vuelta es un fracaso. Por su parte, los socialistas apenas han sacado un 6,4% y han obtenido un resultado residual. Desde la llegada de la V República en 1958, en todas las elecciones había estado presente uno de estos dos partidos en segunda vuelta hasta ahora.

Benoit Hamon, el gran derrotado (AFP).

– Francia ha votado dos modelos antagónicos: Los resultados muestran una pequeña polarización de la sociedad francesa que va a tener que elegir entre dos candidatos totalmente contrapuestos. Por un lado, el candidato liberal y europeísta; por el otro la candidata rupturista, decidida a dejar el euro e incluso al abandono de la Unión Europea. Es de esperar que si gana Macron, nada cambie sustancialmente, pero una eventual victoria de Le Pen puede llevar a Francia y a Europa a un territorio desconocido.

– Macron, capaz de atraer tanto a la derecha como a la izquierda: El candidato de En Marcha tiene una gran ventaja de cara a la segunda vuelta y es que es capaz de recoger votos de ambos lados del espectro. Su programa liberal-social seduce a unos y otros que a priori no van a tener problemas para votarle en segunda vuelta, más teniendo en cuenta el miedo que despierta Le Pen. Lo que no se puede olvidar es que entre ambos candidatos apenas han sacado un 47% de los votos, lo que muestra que ambos van a tener que seducir a una gran parte del electorado.

– Todos contra el Frente Nacional: Apenas han pasado unas pocas horas desde los resultados, pero las cartas ya están sobre la mesa. Tanto Fillon (Los Republicanos) como Hamon (Partido Socialista) han pedido el voto para Macron. Una vez más, todos los partidos tradicionales se unen para poner freno al Frente Nacional, algo que por ejemplo ya ocurrió en 2002 cuando el padre de Marine, Jean Marie Le Pen, se coló en segunda vuelta y el voto masivo socialista a los conservadores permitió la victoria de Chirac, la más holgada de la V República (82,21%).

Jean-Marie Le Pen tras meterse en la segunda vuelta en 2002 (AFP).

– La desunión de la izquierda hace que no esté en la segunda vuelta: En las últimas semanas de campaña desde la candidatura de Mélenchon pidieron a Hamon que se retirara debido a sus escasas opciones. De esta manera era posible concentrar el voto de la izquierda y estar en segunda vuelta. Los socialistas se negaron. El resultado de las elecciones muestra que quizás se equivocaron. Si el candidato de Francia Insumisa hubiese heredado parte de los votos de Hamon estaría en segunda vuelta. Los resultados finales (19,6% Mélenchon, 6,4% Hamon) dejan insatisfechos a todos.

– El riesgo de desaparición de los socialistas: Los pobres resultados siembran de dudas el futuro de un partido que durante los cinco últimos años ha gobernado Francia. Ya en 2002 sufrieron un enorme varapalo cuando se quedaron fuera de la segunda vuelta y en aquella ocasión Jospin consiguió el 16,18% de los votos frente al 6,4% actual. Respecto a las elecciones de hace 5 años, han perdido un 22% que se traduce en unos 8,5 millones de votos menos.

 


– Mélenchon no pudo culminar su remontada: El candidato de Francia Insumisa fue capaz de darle una vuelta a las encuestas en las dos últimas semanas y pasar de tener una intención de voto del 11% al 19%, pero no pudo dar el sprint final que le habría situado en segunda vuelta. Con todo, sus resultados son muy positivos y en Francia ya no es visto como una alternativa residual, sino como un presidente factible.

– El populismo no triunfa en París: Había el temor de que el atentado que se produjo hace unos días en la capital le diera más votos a Marine Le Pen, pero no ha terminado ocurriendo. De hecho, la candidata de extrema derecha ha quedado en quinta posición con apenas el 5%. La victoria ha sido cómoda para Macron.

Resultados en París (Ministerio Interior Francia).

Javier Taeño (@javiertaeno)

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines