8-M: una coalición feminista que no termina de sacar las grandes leyes de igualdad

Antonio Ruiz Valdivia
·Jefe de Política de 'El HuffPost'
·2 min de lectura
Calvo y Montero (Photo: GTRES)
Calvo y Montero (Photo: GTRES)

Los flashes no paran, el ruido de las cámaras es casi ensordecedor. En el centro, Carmen Calvo e Irene Montero. Es 13 de enero de 2020 y la vicepresidenta primera le va a ceder la cartera de Igualdad a la flamante ministra. Detrás observan el momento Meritxell Batet, Fernando Grande-Marlaska, Carolina Darias, Luis Planas y Alberto Garzón. Aplausos y sonrisas, incluso inclina la cabeza la nueva titular ante su predecesora.

Calvo sonreía pero tenía tristeza en el fondo, había perdido la competencia de Igualdad, una materia que le entusiasma y por la que ha luchado durante toda su carrera. Feminista histórica cuando todavía esas ideas no estaban en primera línea, incluso durante las primeras negociaciones se le había ‘olvidado’ ofrecer ese Ministerio a UP.

En el feminismo, sostiene al tomar la palabra Calvo, son muy importantes también “los relevos generacionales”. Y añade: “Es muy importante que para quienes descubren el feminismo de manera absolutamente imprevista y de manera corta sepan el trabajo de años del movimiento feminista en nuestro país”. Con la defensa del papel “nuclear” de las políticas feministas en un Gobierno progresista. Habla de las dos generaciones y apela a trabajar “unidas y solidarias”. “Tienes un tajo en el que también estaremos todas”, le lanza el guante. Se abrazan y besan.

La sala estaba abarrotada, nadie sabía lo que venía, cuesta ver esas imágenes del Ministerio hoy. Nadie hablaba del extraño virus que estaba surgiendo en China. Un año de pandemia, que tuvo como uno de sus últimos actos multitudinarios la manifestación del 8-M, utilizada por la derecha y la ultraderecha como arma contra el feminismo y buscando su identificación con el origen del contagio masivo. Un asunto que llegó incluso a...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.