La junta birmana libera a 10 personas vinculadas al rebelde Ejército Arakan

·2 min de lectura

Bangkok, 9 jun (EFE).- La junta militar birmana liberó a diez personas vinculadas al rebelde Ejército Arakan (AA), una guerrilla que opera en el oeste del país y que no ha respaldado públicamente la oposición al golpe de Estado a pesar de combatir al Ejército.

Entre los liberados se encuentran un hermano, una hermana y un cuñado de Tun Myat Naing, comandante jefe de la fuerza rebelde, informa este miércoles el portal local Western News.

El grupo fue detenido en julio de 2019 a su llegada al país y tras ser deportados por Singapur bajo la acusación de "apoyar grupos terroristas" después de organizar un acto para recaudar fondos destinados al grupo insurgente.

El AA, que opera en los occidentales estados Rakáin y Chin, mantiene abiertas las hostilidades contra el Ejército, a pesar de que la junta militar que tomó el control del país el 1 de febrero retiró al bando insurgente de la lista de grupos terroristas.

A diferencia de otras guerrillas étnicas, el AA no ha expresado su apoyo ni a las manifestaciones civiles en contra del golpe de Estado ni a la oposición política que pretender restablecer la democracia y en el territorio bajo su control han sido escasas las protestas contra la junta militar.

El conflicto con el AA, una guerrilla etnonacionalista creada en 2009 con el objetivo de lograr una mayor autonomía para el estado Rakáin, se reabrió en noviembre de 2018 y ha dejado cientos de muertos y unas 82.000 personas continúan a día de hoy desplazadas.

El estado de Rakáin, también conocido como Arakán, atrajo la atención del mundo por la operación militar iniciada en 2017 contra la población rohinyá, una étnia de mayoría musulmana perseguida durante décadas y que desde hace siglos habita la zona.

Investigadores de Naciones Unidas calificaron el operativo castrense, que obligó a más de 730.000 rohinyás a huir al vecino Bangladés, como "limpieza étnica con marcas de genocidio".

El opositor Gobierno de Unidad Nacional, conformado por políticos y activistas contrarios a la junta militar, expresó recientemente su compromiso de reconocer los derechos completos de los rohinyás si logran derrotar a la junta militar.

Algo que ha levantado malestar entre algunos partidos políticos de Rakáin, entre ellos el Partido para la Liberación de Arakán, cuyo brazo armado mantiene un alto el fuego con los militares desde 2015.

Por su parte, la formación Liga por la Unidad de Arakán, brazo político del AA, declinó comentar el citado compromiso, publica este miércoles el portal The Irrawaddy.

El Ejército birmano justifica el golpe por un supuesto fraude electoral en los comicios de noviembre, en los que arrasó el partido liderado por la nobel de la paz Aung San Suu Kyi, como ya hiciera en 2015, y que fueron considerados legítimos por los observadores internacionales.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente